En enero, las remesas que envían los mexicanos que viven o trabajan en Estados Unidos sumaron mil 932 millones de dólares, informó el Banco de México (Banxico).

El flujo es el más alto para un mes de enero en toda la historia, destacó Banxico en su cuenta de Twitter.

Analistas dijeron que el sólido avance de dichos flujos se debió a la ventaja del efecto de la depreciación del tipo de cambio de 4.9% en el primer mes del año, pues el valor en pesos de las remesas favorece a la economía de los hogares que las reciben.

Lo anterior significó un aumento de 18.8% en comparación a igual mes pero de 2015, cuando enviaron a sus familiares un total de mil 626 millones de dólares, de acuerdo estadísticas del banco central.

El Banco de México detalló que la mayoría de las remesas llegaron al territorio nacional por transferencia electrónica y sólo una parte pequeña en efectivo y especie.

Durante el primer mes del presente año, el banco central registró que los connacionales realizaron alrededor de 6.48 millones de operaciones, 11.19% más en relación a enero de 2015 en las cuales se mandaron 298 dólares en promedio.

Además, el año pasado, las remesas familiares totalizaron 24 mil 791 millones de dólares.

Banorte-Ixe ponderó que el flujo de las remesas que reportó el banco central superó al estimado por los analistas, que esperaban mil 763 millones de dólares.

Menor desempleo. Con este resultado, los analistas proyectaron que continuará la recuperación de las remesas en este año, ya que si bien el efecto de la depreciación del tipo de cambio en el largo plazo no tendrá una incidencia positiva, se beneficiarán con la recuperación del mercado laboral de los mexicanos del otro lado de la frontera norte.

“Continuamos esperando una recuperación visible en el flujo de remesas, dado el reciente comportamiento que ha presentado el empleo de los trabajadores migrantes mexicanos en Estados Unidos”, escribió Alejandro Cervantes, analista senior de Banorte-Ixe en un reporte.

Cervantes mencionó que en el primer mes de 2016, el empleo de los connacionales con y sin ciudadanía en la Unión Americana aumentó en 46 mil nuevas plazas.

Además, la tasa de desempleo para los migrantes mexicanos sin ciudadanía, que son quienes aportan más los flujos por remesas, está mostrando una trayectoria descendente, al pasar de 5.7% en abril de 2015 a 4.6% en enero de este año, de acuerdo con la oficina del Censo que forma parte del Departamento de Comercio del gobierno de Estados Unidos.

“Si bien parte de esta caída refleja la menor migración de mexicanos a Estados Unidos, también es explicada por la mayor recuperación que ha presentado el mercado laboral en ese país”, manifestó el analista senior de Banorte-Ixe.

“Ello implica que la tendencia descendente que ha presentado la tasa de desempleo se ha dado en un contexto donde el número total de trabajadores mexicanos empleados ha aumentado, lo cual sugiere que el flujo de remesas continuará registrando un mejor desempeño, ya que los migrantes mexicanos sin ciudadanía norteamericana tienden a enviar un monto mayor de remesas que los migrantes con ciudadanía”, puntualizó Alejandro Cervantes.

Redacción de El Universal 

Advertisements