Un vídeo en el que puede verse a un sacerdote católico norirlandés esnifando cocaína en una habitación llena de objetos nazis ha causado sensación en el Reino Unido tras su publicación en el periódico británico The Sun.

La grabación, de apenas 24 segundos de duración, fue realizada en julio de 2015, y en ella se puede ver al padre Stephen Crossan, de 37 años, esnifar cocaína con un billete de 10 libras en una habitación llena de diversos objetos nazis. En un momento dado puede escucharse al sacerdote decir que “no debería” hacerlo.

El obispo de Dromore ha declarado que desconocía por completo el incidente, a pesar de que tuvo lugar presuntamente en la casa parroquial de Crossan, ubicada en los terrenos de la iglesia de San Patricio. Por su parte, el sacerdote no ha negado que consumiera drogas, aunque ha afirmado asimismo que “fue algo que ocurrió una noche y nada más“.

En la casa del sacerdote se encontraron objetos nazis como banderas, gorras y una esvásticaSegún otras fuentes, un grupo de personas que acompañó al padre Crossan a casa al finalizar la fiesta pudo encontrar en ella diversos objetos nazis tales como banderas, gorras y una esvástica sobre la repisa de su chimenea. En su defensa, el clérido ha apuntado que no se identifica con la ideología nazi, y que posee estos objetos porque colecciona artículos históricos de todos los países.

Con respecto al consumo de cocaína, Crossan ha confesado que se encontraba en mitad de una profunda depresión cuando el vídeo fue realizado y que ha estado alejado de la iglesia desde entonces, aunque recibía apoyo desde la parroquia. El obispo de Dromore, John McAreavey, ha informado de que Stephen Crossan había solicitado una excedencia de su puesto en mayo de 2015, y que por tanto no ejercía como clérigo cuando se realizó la grabación.

Según el obispo, Crossan lleva meses replanteándose su futuro y está recibiendo orientación al respecto.