CIUDAD DE MÉXICO.- Graco Ramírez, gobernador de Morelos, desvió recursos federales y también destinó ilegalmente dinero de un crédito para demoler y construir de nuevo, sin licitar públicamente, el estadio de futbol Agustín Coruco Díaz, del cual, originalmente, sólo se tenía planeada su remodelación.

De acuerdo con el “Decreto 216 por el que se aprueba el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado de Morelos para el Ejercicio Fiscal del 1 de enero al 31 de diciembre de 2013”, la Secretaría de Obras de la entidad, en el rubro 14 de sus asignaciones, sólo contempló el “Proyecto Ejecutivo para la rehabilitación y remodelación del Estadio Coruco Díaz.

La inversión total fue de 857 millones 832 mil 681 pesos, mismos que el gobernador tomó indebidamente de fondos federales (486 millones 801 mil 803 pesos), y de un crédito para fines productivos o de infraestructura básica (371 millones 30 mil 878 pesos).

LOS RECURSOS FEDERALES

De acuerdo con el contrato SOP-SSES-DGN-A.D.-080/2013, firmado el 24 de octubre de 2013, los recursos para esta obra se obtuvieron del “Programa de Inversión Pública Estatal (PIPE) 2013 y del Ramo 33, Fondo 8, de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) 2013.

Sin embargo, de acuerdo con los lineamientos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), estos recursos deben ser usados para que estados y municipios atiendan “demandas de gobierno en los rubros de educación, salud, infraestructura básica, fortalecimiento financiero y seguridad pública, programas alimenticios y de asistencia social e infraestructura educativa”.

Es decir, la finalidad de esos recursos no es la construcción de estadios de futbol, pues no es infraestructura básica.

DINERO DEL CRÉDITO

En mayo de 2013, con tan sólo unos meses al frente del gobierno de Morelos, Graco Ramírez dirigió una carta al entonces presidente de la Mesa Directiva, Humberto Segura, en la que solicita y fundamenta la autorización de un crédito por dos mil 292 millones 641 mil pesos que ayudaría a fortalecer las finanzas públicas de los 33 municipios que conforman la entidad.

Tras algunas negociaciones, y luego de aprobar que a esa suma se le sumaran 500 millones de pesos para la construcción de una nueva sede del Poder Legislativo (la cual actualmente no existe), el Congreso local le aprobó un endeudamiento por dos mil 806 millones de pesos, de los cuales, finalmente, ninguno de los municipios vio un solo centavo.

De esos recursos, Graco Ramírez autorizó la inversión de dos partidas, una por cinco millones 448 mil 944 pesos para “demolición del estadio de futbol Agustín Coruco Díaz”, y otra por 365 millones 581 mil 934 pesos para “Construcción del estadio de futbol Agustín Coruco Díaz”, mismas que en conjunto suman 371 millones 30 mil 878 pesos.

Sin embargo, de acuerdo con la fracción XXI del artículo 3 de la Ley de Deuda Pública para el Estado de Morelos, se “deberá destinar los recursos de los empréstitos que contrate, precisa y exclusivamente para financiar, incluido el Impuesto al Valor Agregado, vialidades, infraestructura básica, desarrollo agropecuario, agua, drenaje y alcantarillado, educación, electrificación, fomento económico y turístico, salud, modernización catastral, seguridad pública y procuración de justicia y sistemas y tecnologías de información”, no estadios de futbol, para equipos como el Zacatepec que, además, ni siquiera está en la Primera División.

Advertisements

¿Qué te parece?