El hospital Juárez del Centro

Está ubicado entre Jesús María y Fray Servando Teresa de Mier, en el Centro Histórico. Es de las primeras construcciones de la época de La Conquista y cuenta la leyenda que en este lugar se aparece el fantasma de una enfermera a la que todos conocemos por el apodo de “La planchada”, una chica de nombre Eulalia que siempre vestía de forma impecable: uniforme muy limpio, planchado y almidonado.

Hay dos teorías sobre su muerte: 1) Estaba enamorada de un doctor, durante un tiempo fueron novios, pero un mal día lo enviaron de emergencia a otro estado y jamás regresó: se había casado. Eulalia cayó en una profunda depresión, por lo que comenzó a distraerse en su trabajo, tanto que ocasionó la muerte de algunos pacientes. Atormentada por la tristeza, Eulalia falleció. Y 2) dicen que “La planchada” murió en el terremoto del 85.

Todas las noches “La Planchada” reaparece para cuidar enfermos.

La Casa de la Tía Toña

En la 3a sección del Bosque de Chapultepec, rodeada de árboles, barrancos y puentes colgantes, se encuentra -supuestamente- la famosísima Casa de la Tía Toña. Todo el mundo ha oído hablar de ella, y hay quienes afirman haber estado ahí, pero ni las fotos ni los videos que circulan por la red demuestran que el lugar fotografiado/grabado sea verdaderamente la casa de la Tía Toña.

Dicen que está cerca del Panteón de Dolores, que está en la parte más boscosa de Chapultepec, que está en lo más profundo de un despeñadero, que está pegada a Constituyentes… Se dice que la Tía Toña era una anciana rica, a la que sus familiares sólo querían por su dinero. Ella decidió ayudar a niños de la calle o sin hogar; sin embargo, comenzó a regañarlos y castigarlos, tanto que terminó asesinándolos a todos. Tiempo después murió y se dice que su alma sigue rondando por los pasillos de la casa.

Palacio de Lecumberri

 

La que fuera la prisión más temida de México, funcionaba también como centro de tortura de delincuentes que habían cometido fallas graves dentro del penal. Había celdas de castigo y durante algún tiempo funcionó como cárcel mixta, por lo que no faltaron las violaciones, los asesinatos y los abortos.

Ahora convertida en El Archivo General de la Nación, se dice que en el lugar se siente una vibra extraña, que siempre se escuchan ruidos, que se ven sombras y que, de noche, incluso se llegan a ver personas caminando en los pasillos.

Edificios de Tlatelolco

 

No son pocos los habitantes de estos multifamiliares que dicen que durante la noche se escuchan soniditos y lamentos y que se sienten “presencias” que rondan en los pasillos y escaleras. Algunos vecinos piensan que se trata de los fantasmas de los estudiantes asesinados en la matanza de 1968 y de las personas que murieron en el terremoto de 1985.

Cuentan que en el antiguo edificio de Relaciones Exteriores se ven sombras durante la noche y que en la Plaza de las Tres Culturas se perciben personas corriendo hacia la iglesia y a la entrada de los edificios.

Casa La Moira, ahora Centro Cultural La Moira

 

Se dice que es la casa más embrujada de toda la ciudad. Cuentan que, por allá de 1970, un niño de nombre Marcos entró a esta casa y que comenzó a escuchar y ver cosas muy extrañas, las cuales le provocaron mucho miedo, tanto que salió huyendo de la propiedad. No satisfecho con el susto que se llevó ese día, Marcos regresó a los pocos años para tratar de descifrar qué le había provocado tanto miedo. Pero esta vez no pudo huir y terminó suicidándose: murió colgado.

Este lugar también es conocido por ser un centro de sesiones espiritistas, incluso se dice que ha habido posesiones demoníacas en el lugar –¿exorcismos?–. Actualmente cualquiera puede visitarlo, aunque se recomienda tomar algunas medidas de “protección” antes de hacerlo: existe una gran carga energética en el lugar. Si te atreves a ir, aguas, no vaya siendo la de malas.

Fuente: Chilango.com

Advertisements