Conteos rápidos del referendo dan al “no” 51% y al “sí” 47.7 % ; gobierno ve “empate técnico”; oposición celebra por adelantado 

Los bolivianos votaron ayer mayoritariamente en contra de modificar su constitución para permitir una nueva reelección del presidente Evo Morales, según los primeros sondeos, que otorgan al “no” entre 51% y 52.3% y al “sí”, entre un 47.7% y 49%.

Las encuestas, difundidas cuatro horas después del cierre de los colegios, fueron realizadas por las empresas Ipsos y Equipos Mori por el sistema de recuento rápido.

La encuesta de Ipsos para el canal privado ATB adelanta la victoria del “no” con un 52.3% frente a 47.7% obtenido por el “sí”, mientras que la de Equipos Mori para la red Unitel, Red Uno y el diario El Deber prevé 51% para el “no” y 49% para el “sí”.

Según ambos sondeos, la opción oficialista sólo habría ganado en los departamentos de La Paz, Cochabamba y Oruro, mientras el “no” se habría impuesto en Santa Cruz, Potosí, Chuquisaca, Tarija, Beni y Pando.

Para el gobierno boliviano hubo un “empate técnico” en el referendo e indicó anoche que las cifras oficiales podrían variar con respecto a las encuestas por recuento rápido que dan la victoria al “no”.

De todas maneras, se prevé que los resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia serán conocidos después del 6 de marzo, cuando haya una nueva votación en 13 mesas del colegio Carmen Ortiz y 11 mesas del colegio 24 de Septiembre de la circunscripción electoral número 45 del departamento de Santa Cruz, donde los comicios fueron pospuestos luego de que ciudadanos quemaran papeletas y ánforas en protesta por el retraso del inicio de la votación en algunos colegios.

Más de 6.5 millones de bolivianos estaban llamados ayer a votar en este referendo, en el que se consultó sobre una reforma constitucional para ampliar de dos a tres los mandatos presidenciales consecutivos permitidos, lo que posibilitaría que el presidente Evo Morales pudiera volver a ser candidato, junto con su vicepresidente, Álvaro García Linera, en las próximas elecciones presidenciales que serán en 2019.

Morales y el vicepresidente iniciaron su primera gestión en 2006, la segunda en 2010 y la tercera en 2015.

Aunque la Constitución permite sólo dos mandatos consecutivos, Morales y García Linera pudieron presentarse a los comicios de 2014 gracias a un fallo del Tribunal Constitucional que avaló que su primer mandato (2006-2010) no cuenta porque el país fue refundado como Estado Plurinacional en 2009.

Las últimas encuestas publicadas vaticinaban un resultado muy igualado entre ambas opciones, aunque fueron efectuadas antes de que se difundiera una polémica denuncia que implica a Morales en un supuesto caso de tráfico de influencias en favor de una mujer que fue su pareja y que él ha negado.

En tanto, la oposición boliviana celebraba ayer por adelantado el triunfo del “no”, vaticinado por los sondeos por recuento rápido.

El líder de la opositora Unidad Nacional, el empresario Samuel Doria Medina, felicitó “al indómito pueblo boliviano” y aseguró que “se ha sepultado el proyecto de convertir a nuestro país en un proyecto de un solo partido, en convertir a nuestro Estado en autoritario”.

Doria Medina, tres veces candidato a la presidencia, comparó esta jornada con el 10 de octubre de 1982, cuando juró como presidente el político de izquierda Hernán Siles Suazo, tras varios años de dictaduras y golpes militares, inaugurando este periodo democrático. “Hemos recuperado la democracia, hemos recuperado el derecho a elegir”, sostuvo.

Hasta el momento, Evo Morales no se había manifestado.

N-A24-EU220216-3_Drupal Main Image.var_1456131026

Información del El Universal

Advertisements

¿Qué te parece?