Rachel Mackley, una meteoróloga de la BBC, estaba dando la información del tiempo en directo cuando de repente empezó a sentirse mal y, previendo lo que iba a pasar, dijo a los espectadores y a sus colegas “Lo siento mucho, creo que me voy a desmayar”.

Sin embargo nadie vio el desenlace de la situación porque los cámaras cortaron la emisión. Y es que a nadie le gusta que le vean pálido y cayéndose por el suelo. Esperemos que Mackley no sufriera ningún daño grave y se recuperara pronto.

http://es.rt.com/4ai2

Advertisements