México tiene una de las gastronomías más ricas y variadas del mundo, basada en una mezcla de técnicas culinarias prehispánicas y europeas, lo que lo convierte en el país perfecto para disfrutar de una experiencia gastronómica inigualable. No por nada la cocina tradicional mexicana desde el 2010 fue incluida en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Bajo este contexto de riqueza culinaria es que el equipo del sitio propiedades.comrealizó un estudio considerando las 55 zonas metropolitanas de la República Mexicana, en busca de las que cuentan con número de restaurantes, comercios de preparación de alimentos y cantidad de platillos por tipo. Solo o en pareja, en México podrás explorar una variedad de culturas y sabores a partir de su cocina. Aquí te presentamos a las 10 mejores ciudades para amantes… de la comida:

1. Ciudad de México

¿Hay algún platillo mexicano que no pueda encontrarse en la Ciudad de México? Probablemente muy pocos. Aunque el alimento por excelencia es el taco, esta urbe de más de 20 millones de habitantes ha importado de todos los estados de la república mexicana sus platillos tradicionales, aunque también de otras partes del mundo. Aquí se puede conseguir todo tipo de ingredientes en mercados como la Central de Abasto, el Mercado de Sonora, el de San Juan o el de San Ángel, en los que incluso los chefs más exigentes y extravagantes pueden conseguir todos sus ingredientes.

La capital de México se llevó los primeros lugares en cantidad de restaurantes y servicios de preparación de alimentos, según la base del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) del INEGI. De acuerdo con la base de datos de la empresa Yelp, los restaurantes y servicios de alimentos de comida mexicana representan más de la cuarta parte del total de comercios gastronómicos, seguido por los restaurantes que preparan ensaladas y los de comida rápida.

2. Guadalajara

Es casi imposible evitar una jugosa torta ahogada en frente de una mesa. Esta ciudad gastronómica, también tierra de la birria y el pozole jalisciense, tiene una variada gastronomía, generalmente basada en guisados consistentes, como la carne en su jugo o la barbacoa, ideales para ser acompañados por un buen tequila, la bebida mexicana más representativa del país en el resto del mundo. Por cierto, entre noviembre y diciembre se rinde homenaje a esta bebida en el Feria Nacional del Tequila, en Jalisco.

Según los datos del DENUE, Guadalajara tiene el segundo lugar nacional en cantidad de fuentes de sodas y neverías, en restaurantes con servicios de preparación de alimentos a la carta o de comida rápida, de pescados y mariscos, así como en expendios de tacos y tortas. Según la base de Yelp, los principales platillos de Guadalajara, por la cantidad de restaurantes que los venden, son los mexicanos, seguidos de las ensaladas, la comida rápida y las pizzerías.

3. Monterrey

El cabrito, el asado de puerco, la arrachera, el machacado con huevo, los frijoles con veneno y los menudos, son algunos de los platillos más degustados entre los neoleoneses. La gastronomía regia tiene una interesante herencia tlaxcalteca, de donde vienen ingredientes como los nopales, el chile y las semillas, pero también de los fundadores judíos sefarditas y de los españoles, que aportaron alimentos como el cabrito y las tortillas de harina; también tiene Monterrey una gran influencia estadounidense, según puede verse por su demanda de comida rápida.

De acuerdo con los datos del DENUE, la ciudad de Monterrey tiene el segundo lugar nacional tanto en bares y cantinas, donde el cabrito al horno es un invitado de lujo, como en restaurantes de comida rápida para llevar. Por otra parte, según Yelp, la mayor cantidad de establecimientos de comida ofrecen platillos mexicanos, seguidos por los que sirven ensaladas y, en tercer lugar, los de comida rápida.

4. Puebla

Esta ciudad es sin duda especial para los amantes de la comida regional. Al menos 30% de los restaurantes de Puebla son de comida mexicana, y con todo derecho, ya que tiene una de las cocinas más ricas y complejas, producto de las fusiones de la comida prehispánica y la española, principalmente, aunque también de la francesa.

En los conventos del siglo XVII se crearon varias recetas basadas en ingredientes como el chile, el cacao, las almendras, el ajonjolí, las nueces, entre otros, que ahora se pueden probar integrados casi alquímicamente en platillos como el mole, el más distintivo de esta ciudad. El chile en nogada, que solo se prepara en los meses de agosto y septiembre, es otro de los platillos poblanos típicos. Los alimentos más informales, como los molotes y las chalupas, también son muy concurridos, ya que la mayoría de los comercios de comida venden antojitos. También hay buenas noticias para los que prefieren comer ligero, ya que existe un alto porcentaje de comercios que preparan ensaladas, seguidos de las cafeterías.

5. Toluca

A la mitad de nuestra lista se encuentra esta ciudad cuyo emblema gastronómico es el chorizo verde (embutido que debe su color a las hierbas que contiene), y otros alimentos como la longaniza, las chalupas, las quesadillas de quelites, el arroz verde con plátanos fritos, las sopa de hongos y las manitas de puerco en vinagre. En esta ciudad hay muchos lugares informales que resultan perfectos para los golosos que gustan de comer bien, en poco tiempo y barato, aunque también se encuentran muchos restaurantes de comida internacional. El mosco, un licor a base de naranja, es la bebida tradicional de Toluca.

6. Mérida

La fusión de la gastronomía maya, española y árabe produjo algunos de los platillos más ricos, nutritivos y suculentos de México. El maíz y la tortilla son básicos para la preparación de algunos alimentos como los papadzules, los codzitos, la sopa de lima (preparada con carne de pavo), los salbutes, los panuchos o los huevos motuleños. Mérida sin duda es una capital gastronómica hecha para los amantes de la gastronomía muy condimentada, con sabores explosivos, en la que se pueden mezclar ingredientes como la cebolla morada, el chile y algunos cítricos, como la lima y la naranja.

7. Querétaro

La comida queretana procedente de la época colonial utiliza una mezcla de ingredientes prehispánicos, como el maíz, la calabaza, el chile y, sobre todo, las cactáceas, así como otros españoles, que incluyen la leche, el queso, el aceite de oliva y carnes. La variedad gastronómica incluye platillos como los escamoles(huevos de hormiga), para mentes y paladares exclusivos, el zacahuil, el mole de tamarindo y los xoconostles, así como otros platillos basados en quesos y carnes.

8. Tijuana

Lejos de la creencia popular de que en esta ciudad fronteriza solo abundan los burritos, las enchiladas o el taco de carne asada estilo Tijuana, la cocina tijuanense abarca una influencia no solo de varias regiones mexicanas, sino también de otras partes del mundo, como se está demostrando con la nueva cocina baja med, una tendencia regional creada por el chef Miguel Ángel Guerrero, que consiste en la fusión de ingredientes mexicanos, orientales y mediterráneos, entre los que se cuentan pescados y mariscoschicharrónverdurasolivos, entre otros. Además, de ser la cuna de la ensalada César, la región de Baja California es la principal productora nacional de aceitunas y vino.

9. Oaxaca

Con una mezcla de frutoshierbas y vegetales, como la hoja santa, se prepara el famoso verde, un platillo típico con más de 20 ingredientes, elaborado en recipientes de barro o metate, que puede llevar carne de puerco o de pollo. Este es uno de los siete moles que se preparan en el estado, con puros ingredientes de la región. En cuanto a antojitos o, mejor dijo, “antojos”, las tlayudas (tortillas gigantes con asiento, cubiertas con frijoles, queso y salsa), así como las distintas variedades del tamal oaxaqueño, también son muy representativos de la gastronomía oaxaqueña típica de las fondas, o incluso de la calle, y que puede llenar con el mayor placer cualquier hueco en el estómago. Ya que el estado de Oaxaca es un importante productor de mezcal, les anunciamos que se realizará el 4to Festival de la Nieve, Mezcal y Gastronomía, el próximo 11 y 12 de abril, en la ciudad de Tlacolula de Matamoros.

10. León

Entre los platillos típicos de la capital de Guanajuato están las enchiladas mineras (tortillas fritas con queso ranchero y vegetales en salsa de chile guajillo), las pacholas guanajuatenses (frituras de carne molida acompañados de vegetales y arroz) y la guacamaya (bolillo relleno de chicharrón de cerdo, con salsa de jitomate, cebolla, chile, ajo y cilantro). La gastronomía leonesa también está influida por la michoacana, así que no faltarán las típicas las carnitas, y la jalisciense, ya que también es muy consumida la contundente birria. El postre más famoso es de las fresas cristalizadas, y la bebida, un licor de esta misma fruta. En esta ciudad también se podrá disfrutar, el 16 y 17 de mayo, del Festival Tinto Bajío, de vinos mexicanos y gastronomía local.

Para la elaboración de la lista de las 10 ciudades de México para amantes de la comida, el equipo de Propiedades.com consideró las 55 zonas metropolitanas del país y consultó la base de datos del DENUE (INEGI) para encontrar las que tenían mayor cantidad de restaurantes o comercios con servicios de preparación de alimentos, clasificados en ocho categorías. La segunda fuente de consulta fue la empresa de tecnología Yelp, de donde se obtuvieron la cantidad de platillos por tipo que se sirven en cada ciudad.

Fuente de10.com.mx