A octubre de 2015, la empresa productiva del Estado pagaba pensiones a más de 96,000 trabajadores jubilados, de los cuales, diez perciben más de 6,000 pesos diarios de pensión. Al mes, representaba un gasto de más de 1,800 millones de pesos. 

Petróleos Mexicanos, además de enfrentar una pesada deuda de casi 90,000 millones de dólares (mdd) y la caída de los precios del petróleo, que le obliga a recortar gastos e inversión, también tiene que hacer frente a un pasivo laboral de alrededor de 1.5 billones de pesos (bdp).

A octubre de 2015, la empresa productiva del Estado pagaba pensiones a más de 96,000 trabajadores jubilados, de los cuales, diez perciben más de 6,000 pesos diarios de pensión.

En total, Pemex pagaba 1,823 millones de pesos por el total de pensiones al mes.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertó en un informe sobre el pasivo laboral de Pemex, que presentaba un problema estructural que, de no atenderse, podría representar gastos de entre 54,011 mdp y 880,137 mdp en el periodo de 2015-2120.

En noviembre pasado, Pemex acordó con su sindicato cambiar el esquema de pensiones a un sistema de cuentas individuales. Con este acuerdo, según cálculos de la ASF, la empresa productiva del Estado pagaría entre 54,011 mdp y 292,057 mdp entre 2015 y 2055 por pasivos laborales, hasta extinguir completamente ese gasto hasta el año 2108.

60 millones de pesos al día

Petróleos Mexicanos paga diariamente 60 millones 768,152 pesos a sus más de 96,000 trabajadores jubilados, incluidos los sindicalizados y trabajadores de confianza.

Este gasto diario, multiplicado por 30, sumaría más de 1,823 millones de pesos mensuales que tiene que desembolsar la empresa estatal por concepto de pensiones, esto de acuerdo con datos proporcionados por la compañía estatal a través del sistema Infomex, con número de solicitud 1857200282415 hecha por un ciudadano el 11 de noviembre de 2015 y respondida el 10 de diciembre.

Con datos al 31 de octubre de 2015, Pemex pagaba pensión a 96,259 personas. Si se le comparara con la Población Económicamente Activa (PEA) del país, de 53.8 millones de personas, sólo representaría el 0.17% del total.

El pago promedio por jubilado era de 631.29 pesos, pero las diferencias entre las pensiones más altas y bajas es amplia: desde 25.12 pesos hasta 6,691.8 pesos diarios.

Del universo de 96,259 jubilados, once perciben más de 6,000 pesos al día. Esto significaría una pensión mensual de casi 200,000 pesos y una pensión anual de 2.4 millones de pesos.

En el servicio público, sólo ganan más el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con un sueldo anual de 4.5 mdp; el presidente del Instituto Nacional Electoral, que gana 4.19 mdp; la comisionada presidenta de la Cofece (3.49 mdp), el presidente la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (3.46 mdp), la Comisionada del Instituto Nacional de Transparencia (3.46 mdp), el presidente de la República (3.45 mdp) y  los 17 secretarios de Estado del gabinete federal (3.45 mdp).

Problema estructural en pensiones

Al cierre de 2014, el pasivo laboral de Petróleos Mexicanos era de 1.473 billones de pesos, 8.4% del Producto Interno Bruto (PIB) del país; esto sin incluir los 736,404 millones de pesos de obligaciones laborales que tienen las subsidiarias de Pemex con empleados de dichas compañías, de acuerdo con el Informe de Cuenta Pública 2014 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En 2014, la población de jubilados y beneficiarios post-mortem de Pemex era de 104,919 personas, equivalente al 81.7% de sus trabajadores activos.

La ASF alertaba en su informe que, de acuerdo con el esquema de pensiones de 2014, el pasivo laboral de Pemex representaría un problema aún más grande

“Es importante destacar que Pemex registra un problema estructural en su esquema de pensiones y jubilaciones que ha provocado que el pasivo laboral crezca debido al incremento de los beneficios pensionarios; asimismo, existe el riesgo de que en las negociaciones contractuales que Pemex efectúe en el futuro se incorporen más beneficios que generen un aumento aún mayor del monto de las obligaciones pensionarias y aceleren el crecimiento del déficit actuarial, de tal forma que resulte más difícil su financiamiento hasta el grado en que no sea posible cumplir con los compromisos adquiridos”.

En noviembre de 2015, Pemex y el sindicato petrolero acordaron modificaciones a su contrato colectivo de trabajo y aumentar la edad de retiro para los trabajadores con menos de 15 años de antigüedad, de los 55 a 60 años.

Otra medida que contempla el acuerdo es un nuevo esquema cuentas individuales con aportaciones tanto de los trabajadores como de la misma empresa. Sin embargo, este esquema aplicará solamente para los trabajadores con menos de 15 años de antigüedad.

Pemex y el sindicato no especificaron cuántos ahorros significarían estos acuerdos.

De no haber cambiado el esquema de pensiones a cuentas individuales, la ASF calcula que Pemex tendría que pagar entre 54,011 mdp y 880,137 mdp en el periodo de 2015-2120.

Mientras que con un plan pensionario de cuentas individuales, la empresa productiva del Estado pagaría entre 54,011 mdp y 292,057 mdp entre 2015 y 2055 por pasivos laborales, hasta extinguir completamente ese gasto en el año 2108.

Cambio en retiro para trabajadores de confianza

Aproximadamente, el 71% de la planta laboral de Pemex está sindicalizada. El acuerdo alcanzado entre Pemex y el sindicato en noviembre pasado afecta a estos trabajadores, pero también los trabajadores de confianza tendrán un esquema de pensiones de cuentas individuales.

De acuerdo con el nuevo reglamento para personal de confianza de Pemex, del cual tuvo acceso a una copia Forbes México, el fondo de retiro para estos empleados se financiará a través de un esquema de aportaciones a cuentas individuales con aportaciones básicas hechas por el trabajador y Pemex; aportaciones complementarias y aportaciones solidarias que el trabajadora haga.

“La administración de los fondos se realizará por una institución autorizada por la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro (Consar)”, dice el Artículo 82, Regla I, inciso G, del nuevo reglamento, firmado el 15 de diciembre de 2015 por el aún director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin.

En la segunda regla adicionada al nuevo reglamento, el personal de planta de confianza contratado hasta el 31 de diciembre de 2015, podrá retirarse por vejez a partir de los 60 años de edad y con 30 años de servicio.

Dicha pensión se calculará tomando como base el 100% del promedio de los salarios ordinarios que hubiere percibido en puestos permanentes en el último año de servicios y en proporción al tiempo laborado en cada uno de ellos”, dice el reglamento.

El pasado lunes 8 de febrero, el presidente Enrique Peña Nieto nombró a José Antonio González Anaya como nuevo director general de Pemex. González Anaya ha estado involucrado en las reformas a los sistemas de pensiones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de Trabajadores del Estado (ISSSTE) y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El 17 de febrero, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, adelantó que González Anaya presentará un plan de recorte de 100,000 millones de pesos (mdp) al presupuesto de Pemex para 2016. González Anaya será el encargado de presentar el plan al consejo de administración de la empresa en los próximos días.

Fuente: Forbes

Advertisements

¿Qué te parece?