Toluca, Méx. El alcalde de Ocuilán, Félix Alberto Linares González recuperó este mediodía su libertad, luego de acreditar la legalidad del arma que portaba cuando fue detenido, anoche, por la Policía Federal en la autopista México-Toluca.

El presidente municipal de extracción perredista aclaró al salir de la subdelegación de la Procuraduría General de la República, ubicada en Naucalpan, que sólo portaba un arma 380, de la cual tiene licencia desde 2007, y rechazó la versión de que se trate de armamento de uso exclusivo del Ejército, como se informó en un inicio.

Félix Alberto Linares señaló que la pistola que traía consigo es totalmente legal, pues desde hace 8 años obtuvo la licencia para su portación, pues en su primer periodo como alcalde de Ocuilan (2006-2009) tuvo problemas con talamontes y recibió amenazas de muerte.

“La licencia me la expidió el entonces secretario de la Defensa (Guillermo) Galván. Saben que la situación con los talamontes fue delicada, y por eso me la expidieron. Desde hace años la cargo y todo está en regla. Es una pistola 380 y no es de uso exclusivo del Ejército”, aclaró.

El edil aclaró que presentó la credencial que acredita la legalidad de la portación, e informó que ese documento y el arma quedaron a resguardo de la PGR, mientras se hacen las investigaciones. “Yo tengo la conciencia tranquila, muchos me conocen y saben cómo soy. Si estoy armado es porque así lo amerita la situación, pero el asunto del arma está totalmente claro”, concluyó.

Fuente: La Jornada

 

Advertisements