El balance del atentado con coche bomba de esta tarde contra vehículos militares en el centro de Ankara subió a 18 muertos y 45 heridos como mínimo, anunció la oficina del gobernador de la capital turca.

“Según las últimas informaciones, el ataque terrorista costó la vida a 18 personas e hirió a otras 45”, indicó el gobernador de la capital, Mehmet Kiliçlar, en un comunicado publicado en su sitio en internet. En un primer balance se mencionaron cinco muertos y 10 heridos.

Este ataque tuvo como blanco un convoy de dos vehículos del ejército que trasladaban soldados a una casa cuartel, cerca de la plaza de Kizilay, precisó el gobernador, citado por las cadenas de televisión CNN-Turk y NTV. El lugar del ataque se halla a escasa distancia del comando central de las Fuerzas Aéreas en el corazón de la capital turca.

En una amplia área podían verse densas columnas de humo y la explosión se escuchó en toda la ciudad, donde los residentes salían a los balcones de sus viviendas presos del pánico.

Varias ambulancias y camiones de bomberos fueron enviados al lugar del atentado, cerca de la sede del ejército turco y del Parlamento. Según la cadena NTV, la explosión tuvo lugar cerca de un complejo de viviendas en el que residen oficiales del ejército.

El portavoz del partido en el poder, Justicia y Desarrollo (AKP), Omer Celik, condenó enérgicamente este ataque, según los medios. La policía desplegó un cordón de seguridad alrededor del lugar.

Un responsable gubernamental, bajo cubierta del anonimato, dijo a la AFP que el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, anuló una visita que tenía que realizar esta noche a Bruselas para tratar la crisis de los migrantes, a causa de este atentado en Ankara.

Davutoglu tenía previsto participar mañana en la capital belga en la cumbre de líderes de la UE centrada en la crisis de los refugiados. La cúpula del Gobierno, del Ejército y de los servicios de inteligencia de Turquía mantendrán una reunión de seguridad en el Palacio presidencial en Ankara, informa la prensa local.

Davutoglu, quien debía viajar a las 18:30 hora GMT a Bruselas, participará en ese encuentro, entre otros, junto al presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

Los ataques con explosivos contra convoyes militares son una de las tácticas habituales del ilegal Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK). Sin embargo, la guerrilla kurda suele actuar en el sureste de Turquía y sería la primera vez que lanza un ataque de este calibre en el corazón de la capital turca.

Advertisements

¿Qué te parece?