Cámaras caducas, escáneres inservibles y el sistema de seguridad del penal Estatal de Topo Chico obsoleto es parte de lo que ya se le había anunciado al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, cuando era candidato a la gubernatura, aseguró Martín Sánchez, director de la organización civil Renace, la cual trabaja en programas de seguridad y readaptación social.
En entrevista con Grupo Imagen Multimedia, Martín Sánchez aseguró que “El Bronco” firmó un convenio de colaboración -cuando fue candidato- en donde se le denunciaba que dentro de Topo Chico integrantes del crimen organizado realizaban “cobros de piso” a los internos, además de la existencia de autogobiernos, secuestro y una red de prostitución.
Entre los testimonios recabados por Renace destacan casos de sicarios que salían del penal a realizar “trabajos”, bajo la anuncia de los funcionarios penitenciarios.
Lamentablemente esta información –que hubiera podido evitar la muerte de 49 internos- no fue tomada en cuenta por el gobernador Rodríguez Calderón, asegura Martín Sánchez.