El Papa aseguró hoy que la declaración conjunta firmada en La Habana con el patriarca de Moscú, Kiril, “no es política ni sociológica”, aunque reconoció que se puede prestar a diversas interpretaciones.

Tras haber despegado del aeropuerto José Martí de la capital cubana, Francisco apareció en la sección turista del avión papal para dirigir unas breves palabras a los 75 periodistas que lo acompañan en su viaje hacia la Ciudad de México.

Hablando en italiano, aseguró que el coloquio de dos horas con Kiril fue “una conversación de hermanos” en la cual se abordaron con “toda franqueza” los aspectos que a ambos preocupan.

“Yo me sentí ante un hermano y también él me dijo lo mismo, que hablan de las situaciones de sus Iglesias. Se habló de las guerras, guerras que ahora corren el riesgo de no ser tanto ‘a pedacitos’ sino involucrar todo”, reveló.

Aseguró haber sentido la “alegría interior del señor” porque el patriarca hablaba libremente y él hacía lo propio, entonces se propuso un programa de posibles actividades en común “porque la unidad se hace caminando”.

Abundó que después se firmó una declaración “que no es política, ni sociológica”, sino pastoral incluso cuando se habla del secularismo, de la manipulación biogenética y otros temas. “Es pastoral, de dos obispos que se encontraron con preocupaciones pastorales”, insistió.

Finalmente reiteró públicamente el sentimiento de acogida y de solidaridad que sintió de parte del presidente Raúl Castro.

Constató el papel protagónico del mandatario para la realización del encuentro con el patriarca ruso y señaló que en sus anteriores reuniones ambos abordaron el tema y el presidente “siempre estuvo dispuesto a hacer todo y prepararlo”.

“Yo me quedé feliz, ahora me esperan 23 kilómetros de papamóvil abierto”, dijo con una gran sonrisa y refiriéndose al camino que recorrerá en el vehículo blanco por las calles de la capital mexicana, la distancia del hangar presidencial a la sede de la nunciatura apostólica.

La declaración conjunta fue el resultado de largas negociaciones entre representantes del Vaticano y del patriarcado ortodoxo ruso. Fue firmada a conclusión del encuentro entre el Papa y el patriarca, el primero de toda la historia.

En el documento se cuentan muchos argumentos que pueden ser considerados políticos, entre otros una firme condena al terrorismo de matriz religiosa, a la persecución contra los cristianos, la eutanasia y el aborto.

eluniversal.com.mx