El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos Enrique Peña Nieto, confirmó el día de hoy cambios de suma importancia en su gabinete los cuales se han decidido con la intención de continuar dando paso a las reformas emprendidas desde el inicio de su mandato. En una jugada digna de una partida de ajedrez se ha decidido realizar cambios por demás fundamentales en la continuidad de la gestión presidencial en un momento tan incierto en cuanto a la economía mundial.

Resulta interesante también el que que estos cambios sucedan en un momento clave en la gestión presidencial.

 Los cambios realizados son los siguientes:

  • José Antonio González Anaya deja el Instituto Mexicano del Seguro Social, para sustituir a Emilio Lozoya  como Director General de Petróleos Mexicanos, extraña decisión ya que González Anaya es conocido por ser un “experto en pensiones”, momento álgido ya que no es un secreto la crisis que enfrenta la Petrolera Nacional, justo en medio de la baja en los precios del crudo, a nivel mundial.

Entre las cosas que este nuevo titular deberá afrontar están dos retos fundamentales para considerar que su gestión sea medianamente exitosa:

  1. Ser capaz de acelerar la transformación de la empresa petrolera, para ser capaces de aprovechar las oportunidades de la reforma energética.
  2. Fortalecer la productividad de la empresa a pesar de los decrecientes precios del petróleo.

Lo anterior en palabras del presidente Enrique Peña Nieto, menuda encomienda, que segura estoy deseamos por el bienestar de las familias mexicanas que sea alcanzable.

 Es evidente que será necesario realizar ajustes en cuanto a la estructura de costos de la empresa, permitiendo la asociación e inversión del sector privado que son posibles gracias a la reforma energética, y que hasta el momento no ha generado los beneficios que los mexicanos desearíamos, para que esto sea posible el presidente Peña Nieto agregó que para ello “… contará con el apoyo de la Secretaría de Energía y la de Hacienda, además el Gobierno respalda y seguirá respaldando a Pemex, porque es una empresa que contribuye al desarrollo nacional…”

No podemos sin embargo a pesar del esperanzador discurso cerrar los ojos ante la realidad que implica la baja en los costos del petróleo y la forma en que esto afecta a nuestro país, como un estado productor del mismo: por cada dólar que cae el precio del barril de petróleo, se recortan aproximadamente 300 millones de dólares a la recaudación de la Secretaría de Hacienda, ( Financial Times, 2014), lo cual afecta el progreso y el crecimiento del país y nos pone en riesgo de adquirir mayor deuda a largo plazo, a pesar de lo anterior y para evitar cambios en el presupuesto pagaron  773 millones de dólares durante el 2015 en coberturas para blindar al 100% los ingresos petroleros.

Resulta tranquilizador sin embargo el que González Anaya tenga experiencia como economista en el Banco Mundial.

  • José Narro sustituye a partir de hoy a Mercedes Juan en la Secretaría de Salud, cabe recordar que durante la gestión de Mercedes Juan se logró el amparo para el consumo recreativo de marihuana por el grupo SMART.

La trayectoria de Narro Robles es conocida por todos, ha sido rector de la UNAM, es médico cirujano y se ha desempeñado en diversos cargos del sector gubernamental, regresando en esta ocasión al sector salud.

Ha sido asesor de la OMS y de diversos organismos de salud a nivel nacional e internacional.

Entre los retos que el jefe del Ejecutivo encomendó al nuevo secretario de Salud se encuentran el continuar con los esfuerzos constitucionales de atención de la cobertura médica a fin de que la población tenga la oportunidad  de ejercer su derecho constitucional a la protección de la salud, el mejoramiento de la calidad de los servicios de los mismos en cuanto a las instituciones de nivel federal y contribuir y apoyar en coordinación con las autoridades estatales para que las instituciones sean capaces de cumplir con este propósito que es en sí mismo un derecho.

  • Mikel Arreola llega a sustituir a González Anaya como director del IMSS, interesante designación de un abogado como director de una institución del sector salud, que tal vez no sea descabellada toda vez que Arreola posee una maestría en políticas públicas, lo que posibilita su sensibilización y conocimiento del área, en una institución por demás vituperada y con mala fama en cuanto a la atención médica a sus derechohabientes a pesar de contar con algunos de los hospitales más vanguardistas en cuanto al sector salud, a Arreola le fue encomendado el continuar con el fortalecimiento financiero de la institución (encargo complejo ante la situación económica nacional y mundial), así como el mantenimiento y aceleramiento de los procesos que permitan la simplificación de trámites, modernización de la infraestructura y equipamiento así como trabajar en la prevención y detección oportuna de las enfermedades, así como consolidar al Instituto Mexicano del Seguro Social como un referente de la seguridad social en el Siglo XXI.
    Esta designación llega en un momento interesante en cuanto a la difusión de la probable desaparición de la cobertura en enfermedades crónicas y terminales que se dice en redes sociales ocurrirá con este instituto. Habrá que estar pendientes de las acciones que los nuevos miembros del gabinete realizarán.
  • Mientras tanto sólo nos queda ser ciudadanos responsables y ser activos en cuanto a lo que sucede en el quehacer nacional, informándonos y exigiendo el respeto a nuestros derechos.

Twitter @PalomaCuevasR

Facebook Paloma Negra

Advertisements

¿Qué te parece?