“Son más los desaparecidos primeramente se hablaba de unos 50, pero en sondeo salió que son como unos 400 que no aparecen pero que la mayoría sus familiares no han denunciado por miedo, porque apenas se hace algo y los de la delincuencia organizada hablan para decir que nos aplaquemos, que no estemos hablando nada“, señaló un padre de uno de las personas desparecidas desde hace varios meses en Tierra Blanca y que se han acercado a exigir justicia y la misma atención que las autoridades federales y del estado tienen con los papás de los 5 jóvenes de Playa Vicente.

Este mismo jueves, personal del área de psicología arribaría a la sede de la fiscalía de Tierra Blanca para evaluar las condiciones de los familiares de las demás víctimas de desaparición sin embargo al cierre de esta edición aún no arribaban.

Los familiares de las víctimas de estos delitos, se congregaban en la iglesia católica para presenciar la misa del obispo de Veracruz, Luis Felipe Martín del Campo quien elevaría las plegarias por el regreso de las personas secuestradas o levantadas en esta región.

En Tierra Blanca Obispo llama a tener fortaleza 

La iglesia católica no ha estado exenta de ola de violencia que envuelve a la entidad veracruzana, declaró el obispo Felipe Gallardo Martín del Campo, quien al término de la misa que ofició en la iglesia del Carmen en Tierra Blanca para pedir por las personas desaparecidas, declaró que es la extorsión, el robo y secuestro lo que más ha afectado a miembros de su obispado.

“Si nos han agredido ha habido de 3 a 5 casos pero no ha habido pérdidas humanas, si ha habido gente que los dejan tirado en el campo que han sido sacerdotes a los que les roban los carros sobre todo en la noche, dos seminaristas fueron secuestrados, afortunadamente la marina se movió, los robos y extorsión los más frecuentes, no estamos exentos en esta diócesis, pero en otras ya llevan varios muertos como en Michoacán y Guerrero, por ello ahora tomamos medidas de seguridad“, informó el obispo de la diócesis de Veracruz.

Al finalizar la misa, Martín del Campo se reunión con unos 50 familiares de más desaparecidos en Tierra Blanca, ahí los llamó a la fortaleza y fe en Dios y a unirse para lograr resultados.

En entrevista añadió que estas actividades son parte del llamado que ha hecho el papa Francisco para dar acompañamiento a estas personas víctimas de desaparición.

“Lo que más se escuchaba eran los guerrilleros en la sierra de Guerrero, pero cuando empezó lo del narcotráfico y lo de la delincuencia organizada se vino todo este desastre tremendo que nos está costando mucho trabajo detener. La estructura de justicia está por los suelos, por eso todas las diócesis atienden violencia, esto llego a excesos y cuesta mucho trabajo detenerla porque dejaron crecer el problema y no saben cómo pararlo se salió de control“, finalizó.

Madres_de_Migrantes_Desaparecidos-1

Agencia Imagen del Golfo