La ciudad de Chennai, en el sur de la India, se vio sacudida el pasado diciembre por devastadoras lluvias torrenciales que arrasaron todo a su paso, convirtiéndose en el peor desastre natural en la región de los últimos cien años. Ahora, lo que para unos ha supuesto el peor desastre de sus vidas, para otros se ha convertido en una oportunidad para adquirir el coche que siempre desearon a precio de ganga, informa BBC.

De hecho, la ciudad cuenta con una tienda al descubierto que ofrece una amplia línea de coches usados, cubiertos de barro seco y con sus interiores visiblemente dañados (se calcula que la cifra de vehículos afectados por las inundaciones asciende a 40.000). La mayoría de los vehículos son de marcas de alta gama, como Audi, Porsche, BMW o Jaguar, y son muchos los compradores que se acercan a verlos: concesionarios de automóviles usados, operadores de vehículos de alquiler y particulares.

Este es el caso de Jambu Kumar, un joven de 29 años, que ha acudido a este ‘mercadillo’ de vehículos con el objetivo de comprar un Mercedes por menos de un millón de rupias (14.677 dólares). “Mi esposa me dijo que si iba a la subasta, debía volver con un Mercedes. Si mi padre estuviera vivo, estaría muy orgulloso de mí”, cuenta Kumar, que fue el primer miembro de la familia en tener coche.

“Estoy cazando autos de lujo para mis clientes: Jaguar, Range Rover, Porsche son sus opciones preferidas”, indica Jyotiram Chougule, dueño de un taller de reparación procedente de la ciudad occidental de Pune, que ha venido especialmente a este ‘cementerio de autos’. Chougule fue avisado por sus clientes, que habían leído que en ese lugar se había vendido un Porsche Cayenne 2012 por 500.000 rupias (7.344 dólares).

Según los subastadores, la mayoría de los vehículos pueden ‘resucitar’ en los baratos talleres del país pagando entre 70.000 y 200.000 rupias (1.028 y 3.000 dólares), suma destinada a arreglar el sistema electrónico y los circuitos eléctricos (ya que la mayoría no presenta señal de daño físico).

El experto en automóviles Hormazd Sorabjee opina que “el agua es el peor enemigo de un auto”, por lo que “arreglar la electrónica y los sistemas eléctricos puede no ser suficiente”. “Yo diría que la compra de un auto dañado por la inundación es una apuesta arriesgada”, sentencia.

CaceNb8VAAAJFUk.jpg Sin embargo, Prem Kumar, un comprador de chatarra que se gana la vida vendiendo los coches que se confiscan a los mororosos, apuesta por este método. Este mes de enero, ya ha comprado más de 50 vehículos dañados por las inundaciones para repararlos y afirma haber vendido 20 de ellos. Además, se ha comprado un Jaguar 2015 por una sexta parte de su precio original.

Advertisements