La administración del alcalde de Naucalpan (Edgar Olvera) arrancó con varios retos, entre ellos “limpiar la casa” y no sólo la nómina del Ayuntamiento que estaba repleta de aviadores (gente que cobra sin asistir ni hacer nada) sino limpiar –literal—el municipio.

Esto podría sonar sencillo, pero dicha labor  comenzó sufriendo la pérdida de una vida humana cuando el 25 de enero el chofer de un camión recolector lamentablemente perdió la vida al ser atropellado por la unidad estacionada en una pendiente. El hecho anterior sirvió como “justificación” o “pretexto”  para que el Sindicato Único de Trabajadores del Ayuntamiento entablara una tremenda grilla contra el alcalde electo.

Todo empezó a tener sentido cuando los nombres de quienes dirigen este Sindicato son familiares, amigos o afines del ex candidato a Presidente Municipal por el PRI en Naucalpan: David Parra Sánchez.

David Parra es famoso porque “desde chiquito empezó recogiendo basura” –según su versión- y así llegó a convertirse en el “líder moral” (y millonario) del Sindicato. Además de tener a su nombre la cuenta de los recursos del Sindicato y “jinetearse” la lana.

El actual Secretario del Sindicato es René Palomares  Parra, cuyo mayor mérito, trayectoria y habilidad es ser sobrino de David Parra aunque es por radio-pasillo conocido que el Secretario sólo cumple órdenes del “líder moral”.

Antes de que René Palomares ocupara el puesto, su madre Juana Parra Sánchez estuvo al mando cumpliendo con la fiel encomienda de engordar la cuenta de la familia y adelgazar la de los sindicalizados.

La familia Parra tiene más de 70 familiares en diferentes áreas administrativas logrando un récord de casi 30 años viviendo del erario público. Por citar un ejemplo, el contrato colectivo con el Sindicato representa casi la mitad del presupuesto de Naucalpan para este año ($1,200 millones de pesos) de los cuales, la dirigencia se permite concesiones como “tomar prestados” hasta $600,000.00 para que “el líder moral” ande en coche nuevo.

De acuerdo con el portal de Transparencia del Estado. El Ayuntamiento de Naucalpan cuenta con aproximadamente 4,500 trabajadores sindicalizados, más 800 trabajadores en el Organismo de Agua y 250 en el DIF Municipal, lo que convierte a Naucalpan en la segunda estructura basificada más grande del Estado después de Ecatepec. Toda una montaña de dinero para el Rey Midas y “líder moral” David Parra Sánchez.

Si el lector vive en Naucalpan o municipios colindantes probablemente ya sabía lo anterior, pero en caso de desconocerlo, esto le ayudará a entender con mayor claridad la campaña negra que han decidido iniciar David Parra en contra del Ayuntamiento electo.

Sin embargo, la administración azul ha sabido contener al candidato perdedor con una buena estrategia de manejo de crisis, la cual no sólo se resume a la renta de camiones recolectores ajenos al Sindicato para seguir brindando a la ciudadanía el servicio de limpia. Sino que el acierto más valioso en esta contienda es que las responsabilidades y negociaciones se han sabido delegar en diferentes actores a fin de que el alcalde electo no sólo tenga que estar atendiendo los chantajes de David Parra. Lo anterior, mantiene a Edgar Olvera dos escalones arriba de su anterior rival.

Lo que David Parra no comprende, es que la campaña ya terminó, que su dolor por haber perdido no puede bajo ningún concepto perjudicar a los ciudadanos que votaron o no por él. El ayuntamiento electo por su parte deberá continuar gobernando para todos y no sólo para los líderes del Sindicato, a eso en el Humanismo Político, se le denomina “Bien Común”.

Maricela Gastelú.Maricela Gastelú

Twitter 

Facebook /maricelagastelu