Twitter informó que dio de baja más de 125 mil cuentas asociadas con el terrorismo desde mediados de 2015, la mayoría de ellas relacionadas a Estado Islámico en Irak y Siria.

Twitter dijo en un blog que solamente cierra cuentas cuando éstas son reportadas por otros usuarios, pero remarcó que elevó el tamaño de los grupos de control y que el tiempo de respuesta a los reportes ha bajado “significativamente”.

Cuando se reporta una cuenta, Twitter dijo que se fija en otras similares y usa herramientas contra mensajes no deseados para identificar a usuarios violentos. Este procedimiento llevó a que se cierren más perfiles.

El anuncio es especialmente significativo porque Twitter había dicho muy poco respecto a sus intentos por combatir al EI y otras organizaciones terroristas, pese a que fue duramente criticada por no hacer lo suficiente para impedir que esos grupos usen su servicio.

El EI, al igual que otros grupos extremistas, han sacado gran provecho de las redes sociales, utilizándolas para reclutar combatientes y emitir mensajes y videos con un alto contenido de violencia.

Twitter actualizó el mes pasado sus políticas relativas a las conductas que promueven el odio. El Gobierno de Estados Unidos ha presionado a las compañías de tecnología para que cooperen y ayuden en la identificación de cuentas relacionadas con el terrorismo.