MÉXICO, DF (apro).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al titular de la Secretaría de la Marina (Semar), Vidal Francisco Soberón Sanz, por la violación a los derechos humanos a la libertad, integridad y seguridad personal de seis personas.

Cuatro de las víctimas fueron torturadas, tres sufrieron violencia sexual y una fue vulnerada en su domicilio por marinos.

El 13 de abril de 2012 aproximadamente a las once de la mañana una de las víctimas desayunaba en Boca del Río, Veracruz, cuando una persona le apuntó a la cabeza con un arma, le cubrió la cabeza con una manta y lo trasladó a un cuartel de la Semar.

“Sin explicarle las razones o el motivo de su detención; en ese lugar, los elementos navales aprehensores le propinaron golpes, descargas eléctricas en su ‘parte’ (sic) y en los senos”, informó la CNDH en un comunicado.

“Finalmente, el 14 de abril de 2012 fue trasladada a la SEIDO, donde se le acusó de delincuencia organizada y portación de armas de fuego, iniciándose la averiguación previa correspondiente. Otra de las víctimas, en su escrito de queja señaló que el 13 de abril de 2012, aproximadamente a las 08:30 horas, estaba en su casa, también en Boca del Río, cuando elementos de la SEMAR llamaron a la puerta e ingresaron para golpearla y trasladarla con otras cuatro personas a instalaciones navales; donde la agredieron físicamente y le propinaron descargas eléctricas en la zona genital y en ambos pies, lo que tuvo como consecuencia que le amputaran un dedo del pie derecho”, cita el reporte de la CNDH.

Los agraviados fueron llevados al aeropuerto y trasladados a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y fueron puestos a disposición del Ministerio Público.

El organismo integró el expediente CNDH/2/2012/4966/Q en el que acreditó la violación a los derechos humanos mencionados por parte de marinos.

“El derecho a la seguridad jurídica de las seis víctimas fue violentado como consecuencia de un informe de puesta a disposición elaborado por cuatro autoridades responsables, que refiere un acontecimiento distinto a cómo ocurrieron los hechos, para justificar las arbitrariedades e irregularidades que dieron origen a la detención de los quejosos.

“Con base en las evidencias, como los certificados médicos y la aplicación del Protocolo de Estambul, permitieron acreditar, igualmente, actos de tortura contra cuatro personas, con la intención de obtener información o que se confesaran culpables de los delitos que les imputaron”, denuncia la CNDH.

Los marinos trasgredieron el derecho a la libertad e integridad sexual de tres víctimas como una forma de sometimiento, “humillación y método de destrucción de su autonomía, por lo que también constituye tortura”.

El secretario de la Marina Armada de México, el almirante Vidal Soberón Sanz. Foto: Benjamín Flores

Información Proceso

Advertisements