Diez cadáveres de ballena gris y jorobada quedaron varados en la Laguna Ojo de Liebre, Baja California Sur, y en Playa Las Cuevas, municipio de Compostela, Nayarit.

En un comunicado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que la muerte de los cetáceos se encuentra dentro de los rangos habituales de mortalidad por causas naturales y descartó que se trate de un evento masivo.

La primera atención se brindó a nueve ballenas grises de la especie Eschrichtius robustus que fueron encontradas varadas, sin vida, en la Laguna Ojo de Liebre, en el municipio de Mulegé, en Baja California Sur, de las cuales 8 eran ballenatos y un ejemplar adulto.

Personal de la Profepa localizó los cuerpos de dichos ejemplares en diferentes puntos de la Laguna, con lo que suman 16 para la presente temporada de reproducción, al ocurrir una situación similar en días pasados, cuando se localizaron otras 7 ballenas grises varadas muertas en la laguna Ojo de Liebre.

En tanto, en el estado de Nayarit, inspectores de la Profepa, en coordinación con personal de la empresa Vallarta Adventures, encontraron un ejemplar adulto de ballena jorobada (Cegatera novara) en la playa Las Cuevas del municipio de Compostela, donde el espécimen se hallaba en avanzado estado de descomposición.

La Procuraduría Ambiental indicó que expertos en mamíferos marinos aseguraron que el deceso de la ballena se debió a causas naturales al ser un ejemplar longevo, y derivado de la marea y las corrientes marinas éste fue arrojado a tierra, además de calcular que el espécimen tenía entre 15 y 20 días de haber fallecido.

“Por lo anterior, se procedió a realizar perforaciones en el tórax y abdomen del animal a fin de liberar la presión de gases y ubicar en el cuerpo del ejemplar heridas o daños; sin embargo, no presentaba ninguna lesión por artes de pesca o señales de trauma o golpe-lesión por alguna embarcación”, indicó.

Cabe recordar que los ejemplares de ballena gris (Eschrichtius robustus) y jorobada (Megaptera novaeangliae) están listadas en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)-2010, en la categoría de sujetas a protección especial.

La disposición final de los cadáveres de acuerdo al Artículo 57 del Protocolo de Atención para el Varamiento de Mamíferos Marinos es el mismo sitio del hallazgo, considerando que se encuentran en zonas deshabitadas, donde no representa molestias por el mal olor que produce, ni riesgos para la salud pública, además de formar parte de la cadena tráfica, definida como la corriente de energía y nutrientes que se establece entre las distintas especies de un ecosistema en relación con su nutrición.