Un condado taiwanés ha construido un enorme zapato de cristal como homenaje a las mujeres de la zona que sufrieron una enfermedad que les afectaba a los pies.

La estructura transparente de 17 metros (55 pies) se completó el mes pasado en el condado de Chiayi, en el sureste de la isla, y ya ha atraído un gran número de visitantes antes incluso de su inauguración oficial en dos semanas.

Diseñado para utilizarse como salón de bodas y atracción turística, el zapato rinde homenaje a mujeres que sufrieron en el pasado por envenenamiento por arsénico de un pozo de agua. La intoxicación causaba gangrena, una afección conocida en ocasiones como “enfermedad de los pies negros”.

Como a menudo debían amputárseles los pies, muchas mujeres sufrieron discriminación y no pudieron casarse o formar familias, ni mucho menos utilizar zapatos de tacón.

“Básicamente, esto se construyó no sólo para recordarnos del tiempo en el que la gente sufrió por la enfermedad, sino también para representar nuestra esperanza de que las mujeres puedan ahora cumplir sus sueños de caminar hacia su futuro dichoso con sus zapatos de tacón”, dijo la responsable del gobierno del condado, Helen Chang.

La visitante Lin Yi-ling, de 56 años, dijo que el zapato de cristal era un homenaje apropiado para las mujeres que sufrieron la enfermedad. “De modo que cuando supe la historia detrás del salón de bodas de zapato de tacón, pensé que debía venir a visitarlo”, dijo Lin.