¿Y si le damos una lana? ¿Se enoja?

-¿A quién?
-Al que tomó la foto.
-¿Para qué?
-Para que no me saquen fumando.
Ha pasado la hora de la comida y los senadores del PRI y del Partido Verde van a retomar su reunión plenaria.
El senador Teófilo Torres Corzo, ex Gobernador de San Luis Potosí, actual integrante de la Comisión de Seguridad Pública, priista hasta las cachas, ofrece un pago para que no se diga que estaba fumando en el salón cerrado de la Cámara de Senadores.
El cenicero en la mesa, el cigarrillo entre el pulgar y el índice, la mano al aire, el humo sobre su cabeza. El legislador no se daba cuenta de que hablaba con quien le tomó la foto.
Dice que es un empresario de periódicos. Que sabe cómo será usada la foto.
“Ayúdeme, hombre, ¿no puede ayudarme?”.
Y luego: “Una lana para que no me saquen”.
El edificio es moderno, cristales blancos, madera nueva, la nueva sede del Senado ha costado más de 4 mil millones de pesos y el Presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que este PRI es un nuevo PRI, pero este hombre de barba entre café y blanca monta una escena en correspondencia horaria con el siglo pasado: “Y mañana búscame, nos vemos en privado”.
Los encargados del área de prensa del PRI dirán que lo importante no es que un legislador fume donde está prohibido ni que busque corromper al periodista, sino el autobombo de los Secretarios de Estado que acuden a la reunión con los senadores.
Pero el lugar común tiene sentido: la forma es el fondo. Apenas hace un momento era la comida en el salón contiguo a la plenaria. En primer tiempo venía la crema de chile poblano o canelones rellenos de setas. En segundo, filete de res al horno con salsa de vino de tinto y atado de vegetales o, si se prefería, filete de róbalo en salsa limón y soufflé de papa. El vino era Mariatinto y Casa Madero, el postre era de flan de cajeta o ate de membrillo de queso.
Así se saborizaba la octava plenaria priista, donde se deciden los temas del próximo periodo de sesiones. Ya estaban los 55 senadores del PRI y los 7 del Partido Verde listos con la servilleta en la pierna, como se dice, afilándose el colmillo, cuando los encargados de comunicación del PRI vinieron a decir que no había que escribir sobre esto.
“Eso ya no es periodismo, es TvNotas”, acusó un hombre de logística y luego llamó a personal de la bancada priista. “De aquí no sale nada informativo”, dijo el otro.
“Porque si no, me vas a provocar un rompimiento de este tipo de comidas con los medios que han sido históricas”.
Los empleados del PRI decían que la nota es el autobombo del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que por la mañana presumió la recaptura de “El Chapo” Guzmán, “el delincuente más buscado en la última década por lo menos”, sin mencionar que se convirtió en el más buscado una vez que a él mismo se le escapó de la prisión.
Pero la forma insiste. Por ejemplo, en la anterior plenaria los priistas trajeron su comida desde El Cuchupetas, de donde dicen que es la mejor comida sinaloense, y en la plenaria de enero de 2015 se regalaron chamarras de plumas de ganso Tommy Hilfiger con un precio de 3 mil 683 pesos.
Este jueves los senadores se cubren del frío de tres grados con chamarras rojas y verdes casi de plástico, hechas casi a maquila. Tienen el logo del Senado en el pecho, y en algunas, el nombre del legislador.
“Son un mugrerío esto”, decía el fumador Torres Corzo, mientras que Emilio Gamboa, el coordinador de la bancada, bromeaba con que calentaban más los abrigos de los reporteros.

Vítores

Osorio Chong fue el primero en llegar y fue recibido con la forma que le corresponde a los resucitados en la carrera presidencial de 2018.
“¡Osorio! ¡Osorio! ¡Osorio”, gritaban las dirigentes estatales del organismo de Mujeres priistas, que llegaron a apoyar a su presidenta, la senadora Diva Gastélum, damnificada en la carrera por la candidatura al Gobierno de Sinaloa. El santo dedo priista señaló al diputado Quirino Ordaz, y a la hora de la comida las mujeres le dijeron a Gamboa que pensaban publicar un desplegado de apoyo.
Gamboa las detuvo como un apagafuegos: “No. Tanto el Presidente, como Osorio, saben quién es Diva Gastélum, una gran mujer”.
La siguiente en llegar a la plenaria fue la Procuradora Arely Gómez, y ya por la noche acudió también el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. Había menos senadores de los que iniciaron la jornada. En la mesa de honor estaban el coordinador de los Verdes, Carlos Puente; Emilio Gamboa, y, a su derecha, el senador Teófilo Torres Corzo, miembro de la Comisión de Fomento económico, sonreía con la barriga llena y su aliento a tabaco.

Reforma 

Advertisements