Después de la última derrota ante Southampthon, el director técnico Louis Van Gaal tenía decidido ponerle fin a su etapa en el Manchester United. La intermitencia del equipo en la temporada 2015-16, aunado a las críticas de la prensa y de la afición del club, hicieron que el holándes alistara su renuncia la noche del sábado pasado.

Pero cuando Lou se disponía a dimitir y poner fin a su segundo año al frente del equipo, el club se negó a dejarlo partir. ¿La razón? El vicepresidente ejecutivo de los Red Devils, Ed Woodward, no cree que la solución sea que se vaya a mitad de la temporada, sino darle un voto de confianza y esperar a que termine la campaña para definir si hay o no un cambio de timón. 

Pese al descalabro por la mínima diferencia ante los Santos –la sexta derrota del United en la campaña-, y el tan cuestionado rendimiento del club, Woodward dijo ‘no’ a Van Gaal”, publica el diario inglés The Sun. “Van Gaal tiene una gran relación con Woodward y accedió a seguir al frente del equipo”, agrega el rotativo.

La directiva del Manchester United y Louis Van Gaal tendrá una reunión en las próximas horas para poner sobre la mesa soluciones que apuntalen a los Red Devils, situados en la quinta posición de la clasificación con 37 unidades -a 10 del superlíder Leicester City- y cuya participación en la Europa League inicia en dos semanas. Por ahora, en Old Trafford le han dado carpetazo a elegir al relevó del estratega holandés.

(FUTBOL TOTAL)

Advertisements