CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Los empresarios de la industria textil y del vestido ya no podrán absorber los costos que ha traído el encarecimiento del dólar, por lo que algunas empresas de la cadena productiva del sector ya han aumentado sus precios y el resto está en proceso de hacerlo.

En el sector textil, las materias primas (pese a que en varios casos son nacionales) y la maquinaria están valuadas en dólares. En lo que va del año, el peso ha caído 6.62% ante la divisa estadounidense y desde inicios de 2015 acumula una pérdida de 20%.

“En parte de la cadena ya han subido, lo que hay que entender es que la materia prima, inclusive el algodón nacional se vende en dólares y ya nos incrementaron las materias primas en automático y claro que lo tenemos que traspasar, nuestra industria no trabaja con márgenes (de ganancia) del 30 o 40%, sino con márgenes de 3 a 5%”, dijo , Alfonso Juan Ayub, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex) y también director de Turbo Yarn, una productora de hilo, en una reunión con medios

“Lo que nos ayuda mucho es la exportación, no hay mucho que puedas hacer en contra del dólar. Lo que es un hecho es que conforme vas pasando en la cadena y vas metiendo más integración nacional el impacto del dólar va bajando”, agregó.

Hasta diciembre del año pasado, la inflación al productor en la fabricación y terminación de textiles fue de 5.47% anual, mientras que los costos para la fabricación de prendas de vestir aumentó 8.99%, según el INEGI. En tanto, el aumento de los precios al consumidor en bienes como ropa, calzado y accesorios fue de 2.90%.

“Sí impacta, de alguna manera los precios tienen que subir, las materias primas son más caras, aquí por ejemplo todas las anilinas o productos químicos son de importación. Puede llegar hasta 30 o 40% del costo. Los hemos absorbido (los precios altos por el alza del dólar) durante todo 2015, pero es hasta cierto punto pensamos que en los próximos meses podemos subir precios”, explicó Moisés Cababie, director comercial de Textivisión, productora de telas.

En diciembre de 2014 la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Economía lanzaron un plan de ayuda de 540 millones de pesos para impulsar a la industria textil y del vestido, que ha sido afectada por la ilegalidad  dentro del territorio mexicano y malas prácticas comerciales de China y Vietnam.

La industria espera cerrar 2015 y 2016 con un crecimiento de entre 6 y 7% anual, luego de caídas de 10% en años pasados.

“Para nosotros el dólar no es tan fuerte como va a ser para el que importe la prenda en su totalidad, sí me afecta porque compro un 40% de la tela en el extranjero, pero el precio de la tela infringe en la ropa 32%, el otro 35% es  la mano de obra y el otro la estructura de corte. Si sube la tela 20 pesos, en prenda afectaría 10 pesos y al que trae la ropa directa le afecta al 100%”, dijo Samuel Gershevich, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) y también director de Comercializadora Arush.

“Si sigue (la escalada del dólar) es un peligro, pueden cerrar fábricas que deban dólares pero que les paguen en pesos ese, ya no puede sobrevivir”, agregó Gershevich quien entre sus principales clientes tiene a Walmart, Liverpool y Palacio de Hierro.

Made in Mexico 

En este escenario de depreciación de todas las monedas frente al dólar, los empresarios coincidieron en que se debe favorecer a la industria local buscando proveedores competitivos.

“Soy creyente que hay que comprar lo hecho en México, hay cosas que sí y cosas que no pero mientras que las haya hay que buscar la manera de conseguirlo”, dijo Alonso quien compra el 90% del algodón a agricultores y comercializadores nacionales.

Agregó que lo que necesitan todas las industrias en el país es Estado de Derecho, ya que los programas que se han lanzado no han creado ninguna ley.