Las infecciones de las vías respiratorias inferiores son la principal causa de morbilidad a nivel mundial, sobre todo en niños menores de cinco años, por lo que las neumonías constituyen la principal causa de muerte en países en desarrollo.

La doctora Gloria Gema Martínez Carbajal, jefa del departamento de Pediatría del Hospital General Regional 220 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente explicó que la neumonía es más frecuente en el invierno y principios de la primavera así como dos veces más común en el sexo masculino.

La neumonía se define como una infección aguda del aparato respiratorio inferior que involucra al tejido pulmonar; los agentes infecciosos más frecuentes son los virus y las bacterias.

Existen factores de riesgo en los niños que potencializan la incidencia y severidad de las neumonías, como: tener menos de cinco años, haber sido prematuro o bajo de peso al nacer, tener incompleto el esquema de vacunación, sufrir enfermedades crónicas, llevar una alimentación deficiente, desnutrición, práctica inadecuadas de lactancia materna, contaminación ambiental, humo del cigarro, hacinamiento así como el uso indiscriminado de antibióticos, destacó la especialista en neumología.

Entre los síntomas se encuentran fiebre, escalofríos, malestar general, tos seca o con flema, sensación de falta de aire, dolor de pecho o espalda, incluso dolor abdominal también puede aumentar la frecuencia cardiaca y respiratoria, quejidos y dificultad para respirar.

Martínez Carbajal mencionó que el diagnóstico de este padecimiento lo realiza el médico clínicamente y se confirma con una radiografía del tórax de acuerdo a la severidad de la neumonía del paciente puede necesitar manejo en el hospital incluso en terapia intensiva.

Es imprescindible que los padres de familia completen el esquema de vacunación de sus hijos, en los cuales se incluye además la prevención de enfermedades respiratorias como la influenza e infecciones por neumococo.

Asimismo destacó que para disminuir la frecuencia de este tipo de enfermedades es necesario mantener una higiene adecuada en su domicilio, favorecer la ventilación diaria del mismo, abrigarse con ropa gruesa, toser y estornudar sobre el ángulo del antebrazo, consumir alimentos ricos en vitamina A y C, tomar abundantes líquidos, cubrirse la boca al salir, evitar corrientes de aire frío y el contacto con personas con enfermedades respiratorias.

La especialista del IMSS Estado de México Poniente concluyó la importancia de evitar la automedicación y recibir atención médica en cuanto los pequeños empiecen a manifestar cualquier síntoma respiratorio.