El grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI)aseguró que el contrato de la empresa Autotraffic, que va a instrumentar las fotomultas en la Ciudad de México, establece que cobrará el 45 % de cada una de las infracciones que se le levanten a los conductores que rebasen los límites de velocidad.

Esto después de que militantes del PRI pidieran al gobierno capitalino un informe referente a las licitaciones y contratos ligados a las fotomultas, así como de los recursos presupuestales asignados a la instrumentación del programa.

Las cifras representan cinco veces más de las que se ejecutan en Puebla y Jalisco, donde se ganan 100 pesos por cada multa.

En 2007 la compañía vendió ocho radares de velocidad para instalarlos en el segundo piso del Periférico, y en 2009 se adquirieron otros cuatro para la Avenida Zaragoza de la capital mexicana.

Advertisements