Madrid. Humberto Moreira, ex presidente nacional del PRI, salió de prisión este viernes alrededor de las 20 horas locales, luego que un juez de la Audiencia Nacional ordenó libertad sin fianza, pero con restricciones de salir del país y entregar su pasaporte.

Afuera de la cárcel de alta seguridad de Soto del Real, Moreira negó tajantemente tener vínculos con el cártel de Los Zetas y reiteró su inocencia sobre los cargos que se le imputan por blanqueo de capitales, asociación delictiva, malversación de caudales públicos y cohecho.

Acompañado de su mujer y de sus abogados, Moreira –con el gesto cansado y la barba sin rasurar– aseguró que durante estos días sólo ha recibido una llamada del consulado y que ni el PRI ni el gobierno mexicano se han puesto en contexto con él o con su familia.

El político mexicano compareció esta mañana ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, quien finalmente desestimó en su auto los argumentos presentados por la Fiscalía Anticorrupción española y ordenó su libertad sin fianza aunque con restricciones.

El ex gobernador de Coahuila no confirmó si seguirá viviendo en España, pero señaló que seguirá estudiando los cursos pendientes en Barcelona.

Agregó que lo primero que haría tras salir de prisión, sería comer patatas bravas con su mujer.