El este de Estados Unidos se prepara para una gigantesca nevada que amenaza enterrar bajo 60 centímetros de nieve a Washington D.C., la capital estadounidense, donde se suspendieron los vuelos y el transporte público a partir de la medianoche del viernes, entre otras medidas de prevención.
Las nevadas más abundantes y los vientos más fuertes (de hasta 90 km/h) de la tormenta Jonas, comenzarán el viernes temprano por la tarde y durarán todo el día del sábado.
“Las nevadas y el viento causarán condiciones peligrosas con riesgo de muerte y daños a la propiedad”. Servicio Nacional Meteorológico de Estados Unidos.
La tormenta tiene “el potencial para convertirse en extremadamente peligrosa”, señaló a periodistas el director del NWS, Louis Uccellini, en una conferencia de prensa.