Así lo describe Ciro Gómez Leyva en “La Historia en breve”; Lo dice relajado ante un grupo de periodistas que estamos comiendo con él. De muy buen humor, pero dejando en claro que habla en serio.

—¿Te podemos citar?

—Pues allá ustedes —responde el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, recién llegado de Colima, de la victoria de Colima.

—¿Podemos anotar?

—Yo confío en su buena memoria.

—Entonces, ¿no vas a buscar ser el candidato del PRI a la Presidencia de la República?

—No lo voy a buscar —se pone serio.

—¿Por qué?

—Porque sería inequitativo y desleal.

—Inequitativo y desleal.

—Completamente. Además, se me partiría el PRI. Mira lo que está pasando en el PAN. Imagínate si estuviera saliendo en los spots de radio y televisión todo el día. Cómo le pediría unidad a los candidatos en los estados, lo que ya de por sí es bastante complicado. Cómo los convencería de que hay un proyecto común, neutral por el partido.

—¿No vas en el 18?

—No voy.

Dos o tres en la mesa sacamos nuestros teléfonos y anotamos. En el mío escribo, simplemente: inequitativo y desleal.

—Inequitativo y desleal —dice Beltrones una vez más—. Mi papel en la presidencia del partido es otro. No puedo estarme moviendo y dejando la sospecha de que estoy trabajando para ser el candidato. No lo voy a hacer.

—Buena nota.

—Eso ya es cosa de ustedes —cierra el punto con una sonrisa.

Quizá este sea el mejor momento en la carrera de Beltrones. Mucho mejor, al menos, que el de noviembre de 2012, cuando luego de haber intentado desde su poderosa coordinación de los senadores priístas ser el candidato a la Presidencia de la República, concluyó que era una insensatez registrarse para un cara a cara con Enrique Peña Nieto sabiendo que no tenía posibilidad ni probabilidad de derrotarlo. Beltrones sabía que enfrentaría al personaje más popular del PRI en al menos 15 años.

Declinó y se fue de la incipiente contienda con una ovación de pie de sus compañeros de partido. Trabajó duro para la victoria de Peña Nieto. Y asegura que así lo hará en el 18. Ya no le preguntamos sobre los eventuales candidatos presidenciales. Bastaba con esa nota. Sería inequitativo y desleal.

Decía no recuerdo qué escritor de excelencia que a veces una buena pincelada basta para describir a un gran personaje.