Distrito Federal— La mezcla mexicana de exportación cayó por debajo de los 20 dólares.

El crudo mexicano cerró en 18.90 dólares el barril, un nivel no registrado desde marzo de 2002, lo que representó una pérdida de 5.59 por ciento respecto a su precio de ayer.

El petróleo mexicano se hundió este miércoles arrastrado por las preocupaciones de una creciente sobreoferta en un mercado que muestra signos de desaceleración económica.

Ante esta situación, que ha afectado a los mercados desde mediados del 2014, las caídas de los precios se han acelerado y han provocado tensión en los mercados de capitales.

En Estados Unidos, el WTI registró una pérdida de 6.71 por ciento frente a su cierre de ayer, al terminar la sesión en 26.55 dólares por barril.

En Europa, el Brent se ubicó en 27.88 dólares, lo que representa una disminución de 3.06 por ciento.

Los alarmantes niveles y la rapidez de su caída han provocado que el escenario de recuperación se estime cada vez menos próximo.

La semana pasada, Pemex afirmó que, a pesar de las dificultades en este mercado, la producción de la paraestatal sigue siendo rentable.

“Petróleos Mexicanos mantiene uno de los costos de producción más bajos a nivel mundial, con un promedio menor a 10 dólares por barril en los campos que actualmente están activos; incluso, en algunos pozos en aguas someras el costo es inferior a 7 dólares por barril”, mencionó la empresa en un comunicado.

Sin embargo, a este paso, el precio de la mezcla se aproxima a niveles no rentables.

Tan sólo en lo que va del año, el crudo mexicano ha perdido 30.95 por ciento de su valor.