A falta de que las pruebas de mañana confirmen el alcance exacto de la lesión de Gareth Bale, las primeras exploraciones apuntan a que el galés estará tres semanas de baja, por lo que se perderá los encuentros ante Betis, Espanyol y Granada.

El madridista se lesionó en el encuentro ante el Sporting y tiene dañado el sóleo de la pierna derecha. El objetivo es que esté plenamente recuperado para la ida de la eliminatoria de octavos de Champions ante la Roma.

(MARCA)

Advertisements