Los padres de familia se expresan en contra de que “los niños ya no le tienen miedo a las balas” y la inseguridad en general

“Es lamentable ver que los niños ya no le tienen miedo a las balas”, comentó una madre de familia de la escuela “Ignacio Manuel Altamirano” al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, y al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas.

Un grupo de padres de familia de dicha escuela, compuesto principalmente por mujeres, aguardó a ambos servidores públicos en el exterior del plantel, ubicado en la colonia Jorge Jiménez Cantú, conocida como Caracoles, en la zona oriente de Tlalnepantla.

Habitantes de dicha comunidad, al igual que de la colonia Lázaro Cárdenas, también conocida como La Presa, señalaron que enfrentan inseguridad, sobre todo extorsiones, secuestros, asesinatos y venta de drogas.

“Vivimos con el Jesús en la boca”, les dijo otra mujer a Nuño Mayer y Ávila Villegas. 

El mandatario mexiquense invitó a las madres de familia a entrar al plantel, donde efectuó un evento del programa Escuelas al 100, junto con el titular de la Secretaría de Educación Pública federal.

“No podemos, nos prohibieron asistir”, respondió una madre de familia y Ávila Villegas reiteró su invitación de que ingresaran, lo que fue aceptado.

Habitantes de Caracoles aseguraron que desde hace unos tres años son objeto del crimen organizado, que extorsiona, secuestra y asesina, principalmente a comerciantes de la comunidad, además de que la venta de drogas también es un grave problema.

Añadieron que con frecuencia se registran asesinatos en Caracoles y La Presa, sin que la violencia haya sido frenada hasta el momento, al parecer debido a que grupos delictivos disputan el control de la zona.

La alcaldesa de Tlalnepantla, Denisse Ugalde Alegría, adelantó que gestiona para que otra Base de Operaciones Mixtas (BOM), en las que participa el Ejército y las policías estatal y municipal, patrulle la zona oriente, para combatir la inseguridad.

www.vanguardia.com.mx