Autoridades mexicanas le han cortado nuevamente las alas a Joaquín “El Chapo” Guzmán con el decomiso de 27 aves, 21 de ellas exóticas como pavo reales, guacamayas y cacatúas, en un rancho ligado a ese poderoso narcotraficante recién recapturado.

Los animales fueron hallados, explicó este jueves bajo anonimato una fuente de la Procuraduría General de la República (PGR), en noviembre pasado durante un operativo como parte de las investigaciones contra el cartel de Sinaloa y de Guzmán, entonces prófugo de la justicia luego de escapar de una prisión federal en julio de 2015 a través de un túnel.

La procuraduría federal anunció en un comunicado que ya concluyó con la clasificación de las aves exóticas: cinco pavos reales de cuello verde, tres pavos reales cuello azul, tres cisnes blancos, tres cisnes negros, dos pavos reales blancos, dos guacamayas azul dorado, dos cacatúas molucas y una gallina de guinea.

Las aves exóticas, que fueron depositadas por la fiscalía ambiental en una unidad especial del parque zoológico Mundo Zafari de Culiacán, Sinaloa, no se encuentran catalogadas bajo ninguna categoría de riesgo, añadió la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Las otras seis aves son patos.

El hallazgo de estas aves se conoció en medio de la avalancha de informaciones difundida luego de que Guzmán fuera recapturado el pasado 8 de enero durante un operativo militar en una casa de la ciudad de Los Mochis, en el estado de Sinaloa, de donde es originario el narcotraficante.

Las aves fueron encontradas en el rancho Los Ciruelos, localizado en Culiacán, y que según los lugareños sería propiedad de Guzmán, aunque no hay documentos oficiales que lo confirmen.

El inmueble se encuentra retenido por la PGR como parte de las investigaciones contra Guzmán, líder del cartel de Sinaloa.

Tras su fuga en julio, la segunda luego que en 2001 también se evadiera de otro penal federal, policías y fuerzas armadas fueron movilizadas en una auténtica cacería contra Guzmán que tuvo como punto focal Sinaloa y Durango.