De acuerdo con el portal Daily Mail, el doctor se ha dedicado a estudiar los posibles cambios físicos por evolución o producción artificial que sufrirían los seres humanos en diferentes condiciones:

Según Skinner, si la Tierra enfrentara una era de hielo y escasearan los recursos, la fuerza sería más importante que el cerebro, por lo que los humanos podrían desarrollar un cuerpo más corpulento y alto, además de una piel blanca por poca luz solar.

También tendrían más vello para protegerse del frío, además de una nariz y cráneo más grande para poder calentar el aire al respirar.

eb63149d9c12ea56cb5de9879451c7b7_LSi el nivel del mar aumentara debido al derretimiento de los polos, los humanos tendrían que pasar más tiempo en el agua por lo que podrían desarrollar manos palmeadas, como un pato, una retina adicional para ver mejor bajo el agua y un párpado transparente para proteger al ojo.

Además, con el desarrollo de la tecnología se podrían desarrollar branquias para poder respirar y producir oxígeno bajo el agua.

Esta última modificación artificial podría provocar que con el paso del tiempo el tórax se reduzca, ya que los pulmones no se utilizarían.

Por último, si se decidiera colonizar otro planeta, las condiciones gravitacionales harían que los humanos fueran más pequeños, con piernas más cortas, debido a que sería poco necesario caminar, y unos brazos más largos.

La comida sería suministrada mediante popotes por lo que los dientes se perderían, además la boca y la mandíbula se reducirían.

Los píes también sufrirían cambios, ya que podríamos empezar a utilizarlos para sostener objetos por lo que el pulgar se separaría de las píes.