Obra del maestro Juan Carlos Nonato la cual fue elaborada en barro con mil 250 piezas.

Metepec, Estado de México, 13 de enero de 2015. Juan Carlos Nonato, artesano metepequense con más de 25 años de trayectoria y autor del árbol “Primavera” ubicado en el Jardín lineal, es el creador del segundo Árbol de la Vida de cinco metros de altura que será instalado en una galería de arte en Japón.

DMMM8220

De acuerdo con el autor, con residencia en San Miguel Totocuitlapilco, la obra, aún sin ser bautizada, tiene mil 250 piezas de distintos colores alusivas al mundo marino, entre ellas, peces, sirenas, almejas, tiburones, corales, estrellas, pulpos, erizos, tiburones espada, entre otros, los cuales oscilan en tamaños de 5 centímetros y hasta más de un metro de altura, con una figura de sirena al centro de la obra.

Ésta es la segunda artesanía de igual magnitud que estará viajando a Japón a partir de la siguiente semana; antes, en marzo del año pasado, Juan Carlos Nonato también comercializó la figura de nombre “Subarashii under the sea” nombre que en español significa “Mira las maravillas del fondo del mar”- que integra 980 piezas.

“Me siento muy satisfecho y realizado como artesano, porque empresarios del Japón al haber requerido una vez más de nuestro trabajo, significa que les gusta; el hecho de que nuestras piezas estén llegando allá, es una gran emoción. Colocar un árbol de esa magnitud, nuevamente en Japón, ahora en otra galería y en otra ciudad, es un logro muy importante a nivel personal y familiar”, expresó Juan Carlos Nonato.

El árbol de la vida que estará en exhibición de forma permanente al interior de reconocida galería de arte de aquel país, tendrá un peso de 2.5 toneladas y una altura de cinco metros y poco más de dos metros de ancho. DMMM8198

El artesano de 40 años de edad, perteneciente a la tercera generación de alfareros de su familia y oriundo del Barrio de San Mateo, detalló que el árbol fue elaborado bajo la técnica de barro rojo cocido, mientras que la decoración fue con tonos policromados.

“Es una obra con múltiples colores policromados y vivos que requirió tres meses de elaboración. Ha sido un trabajo de familia, con mi esposa, mi mamá y mis hijos”.

El fondo es azul, color que representa la inmensidad del mar en el que convergen las especies marinas y el resto son tonos policromados de colores vivos como el rosa, morado y amarillo, que permiten resaltar los detalles”, señaló el maestro alfarero.

El árbol se irá el 20 de enero, fecha en que llega el contenedor para poder ser instalado a más tardar en abril.