En los meses previos a la toma de posesión de los 33 alcaldes de Morelos, el gobierno de la entidad pudo documentar amenazas contra 13 de ellos, a quienes la delincuencia exigía privilegios y rechazar la aplicación del Mando Único, aseguró el gobernador de la entidad, Graco Ramírez.

En conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México, el gobernador de Morelos se refirió a la situación del estado de Morelos y advirtió que el asesinato de la alcadesa de Temixco, Gisela Mota, se dio en el contexto de diversos desafíos que les planteó la delincuencia y “este artero crimen fue una inequívoca señal”.

Y es que, agregó, se trató de una acción concertada y premeditada que tenía como objetivo instaurar un ambiente de terror entre las autoridades y la ciudadanía.

Recordó que en los meses previos a las tomas de posesión de los 33 alcaldes de Morelos se pudieron documentar amenazas contra 13 alcaldes electos, las cuales se centraron en tres demandas que debían de cumplir los alcaldes al asumir su encargo: rechazar el Mando Único y dejar que los delincuentes impusieran al director de Policía Municipal; entregar los contratos de la obra pública; y acceder a pagar una renta mensual y en efectivo equivalente a 10 por ciento del presupuesto municipal.

Mientras que otro grupo delincuencial planteó además de lo anterior que se permitiera bajo su control absoluto la realización de espectáculos artísticos y palenques.

En prevención de lo que pudiera ocurrir a las autoridades municipales, en acuerdo con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se convino el 29 de diciembre la integración de 300 elementos de la Gendarmería, Policía Federal, a las labores de seguridad del estado coordinados por el comisionado de la Policía Federal, Enrique Francisco Galindo.

A pesar de ese panorama, el mandatario aseguró que en su estado hay legalidad, orden y seguridad y que “empezó a instaurar el orden”, tras indicar que el crimen “busca sembrar el terror y atemorizar a ciudadanos, pero no daremos un paso atrás, hemos desarticulado bandas que cobraban piso y querían tener el control de palenques y espectáculos”.

Insistió en que desde 2013 se han reducido secuestros, extorsiones y delitos menores gracias a que se instaló tecnología de punta para prevenir el crimen y habló sobre el mando único: “muchos alcaldes han rechazado este modelo, pero contamos con el apoyo del gobierno federal”.

El funcionario estatal aseguró que los 33 municipios de la entidad ya están dentro del mando único porque “los morelenses estamos decididos a continuar con el mando único” y reafirmó que “ante los desafíos criminales, el modelo de Mando Unico implementado en Morelos se empieza a replicar a nivel nacional”.

Dijo que se trata de un modelo ejemplar que adoptan otras entidades en crisis, es el caso del gobernador de Michoacán y próximamente Guerrero y advirtió que que se volverá al pasado donde los delincuentes eran dueños de las calles, no daremos ni un paso atrás”, enfatizó Ramírez.

“Del 2013 al 2015 en Morelos el secuestro se redujo en un 80 por ciento, la extorsión en 55 por ciento y los delitos de alto impacto en 28 por ciento. Del 2013 al 2015 en el municipio de Cuernavaca el secuestro se redujo en un 88 por ciento, la extorsión 85 por ciento y los delitos de alto impacto en 34 por ciento”, destacó.

Insistió que en Morelos los ciudadanos están decididos a transitar por el camino de la legalidad, orden y tranquilidad en coordinación con los tres órdenes de gobierno”.

Explicó que el C5 cuenta con tecnología de punta en sistemas de video-vigilancia, gracias a su eficiencia y efectividad se detuvo a asesinos de Gisela Mota y reiteró que el Mando Unico es un modelo de coordinación policial efectivo, con resultados contundentes, ya que se logró la detención de asesinos de la alcaldesa.

Graco Ramírez destacó que en Morelos no hay impunidad, “con responsabilidad asumimos la autoridad inspirados en la legalidad y respeto para la ciudadanía”. – See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=561471&idFC=2016#sthash.rGZlifaf.dpuf