METEPEC, México, 10 de Enero.- Un grupo de personas afectadas por el sistema de “foto-multas” anunció este domingo la creación de una asociación civil que combatirá por la vía del diálogo, además de por los canales jurídicos aplicables, lo que consideran como un abuso que está afectando la seguridad y la economía de las familias en el Valle de Toluca.

A nombre de los inconformes, Arturo Merodio Avilés manifestó que las foto-multas se están convirtiendo en un factor que daña la economía familiar, y sostuvo que éstas son anticonstitucionales, pues la autoridad comenzó primero a aplicarlas y después publicó formalmente esa medida para que los ciudadanos la conocieran, lo que evidentemente hizo que muchos cayeran “en la trampa”.

Los ciudadanos del Valle de Toluca, quienes son usuarios continuos de las vialidades Paseo Tollocan y Solidaridad Las Torres, donde más se aplican las foto-multas, demandaron que la autoridad realice primero un estudios técnico serio para fijar límites de velocidad realistas que sí favorezcan la seguridad de los usuarios pero que no causen mayores problemas, como ahora está ocurriendo.

Señalaron que los ciudadanos se ven imposibilitados a acatar un límite de velocidad de 70 kilómetros por hora en Paseo Tollocan, cuando detrás de ellos vienen autobuses de pasajeros empujándolos para ir a más de 120 kilómetros por hora, y si no aceleran, incluso reciben “defensazos” para empujarlos a hacerlo.

Otra de las inconformes planteó que el sistema de foto-multas se está convirtiendo en factor adverso a la economía familiar. “Yo soy ama de casa, ni siquiera tengo un sueldo, y ahora resulta que tengo que invertir el gasto de la casa para pagar al gobierno estas ridículas multas”, dijo.

El grupo anunció que tomarán tres medidas inmediatas: primero, se constituirán en asociación civil para tener un soporte legal y poder demandar a la autoridad en bloque; segundo, buscarán un diálogo con la autoridad para plantear un pliego petitorio formal, y, tercero, de no recibir respuesta positiva a sus demandas, comenzarán a realizar movilizaciones y a realizar otras acciones de protesta civil pacífica.

Inicialmente, los inconformes plantearán que se suspensa la aplicación de las foto-multas hasta que se revise que los límites de velocidad en las vías primarias sea revisado y se modifiquen a parámetros realistas, para evitar más accidentes.

“Nos ponen un límite de velocidad de 70 kilómetros por hora en Paseo Tollocan, para que los funcionarios públicos, federales y estatales, nos vengan empujando juntos con sus guaruras, “defenseando”, eso provoca más accidentes que los que pretenden evitar”, acusó Merodio Avilés.

Por último, cuestionaron que se haya puesto en marcha el cobro de foto-multas cuando la autoridad ni siquiera está preparada para cobrarlas. “Vamos a Servicios Administrativos, de Urawa, y no nos pueden cobrar porque no tienen sistema o porque ni siquiera saben cómo se va a hacer”, apuntaron

Agencia MVT