Según BBC de Washington, el servicio secreto frustró un supuesto complot que buscaba secuestrar nada más y nada menos que al amadísimo Bo Obama, el perro fiel del presidente de los Estados Unidos.

Scott Stockert, un hombre de 49 años, es el supuesto artífice del intento de secuestro, según se informa el sujeto contaba con una camioneta repleta de armas de fuego y municiones, sin embargo fue intersectado su hotel tras ser descubierto por el servicio secreto. 

Al ser interrogado por las autoridades, Stockert hizo una serie de afirmaciones donde declaraba que él era Jesucristo, el hijo de John F. Keneddy y hasta Marilyn Monroe.

Stockert fue acusado de posesión ilegal de armas, pero al poco tiempo fue liberado con la prohibición de portar pistolas y tampoco acercarse a la Casa Blanca.

  
Terra

Advertisements