Desaparición, nueva estadística entre quienes causaron baja

México.- Desde 2010 la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) incluye en sus informes una nueva estadística del personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, “que por diferentes motivos causó baja”: por desaparición.

De acuerdo con un informe de la dirección general de personal de la Sedena, denominado Estado global del personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, que por diferentes motivos causó baja, en los años de 1985 al 30 de noviembre de 2015, en los pasados cinco años 242 soldados se convirtieron en estadística, sin que se conozca, hasta la fecha, su paradero.

La mayoría de los casos se registró en los dos años de administración de Enrique Peña Nieto. El informe precisa que esta nueva categoría de baja del servicio activo se suma a los rubros de retiro, mala conducta, deserción, defunción, pasar revista y por haber cumplido 20 años de servicio.

Las mayores cifras de militares a los que se perdió el rastro son de 2013 y 2014, con 67 y 130 casos, respectivamente, y según la legislación castrense después de tres meses de no tener noticias del soldado desaparecido es dado de baja del servicio activo.

De acuerdo con mandos castrenses consultados, la mayor parte de los soldados que “desaparecieron” participaron en la campaña permanente contra el narcotráfico y en labores de seguridad pública; además, en muchos de los casos, la Sedena comprobó que el contacto con los militares se perdía cuando acudían a audiencias judiciales en las que tenían que testificar en procesos en los que habían participado directamente en la captura de narcotraficantes.

En la segunda mitad del sexenio de Felipe Calderón comenzó a darse este fenómeno, luego de que el mandatario panista anunció al inicio de su administración (diciembre de 2006) que emprendería una guerra contra el narcotráfico.

En 2010, de acuerdo con la Sedena, desaparecieron 8 elementos: dos tenientes, un sargento primero, dos cabos y un soldado.

En 2011 el número se incrementó a 22, de los cuales uno era teniente, cuatro sargentos, seis cabos y 11 soldados.

En el último año de la presidencia de Calderón, 2012, la cifra bajó a 15: dos sargentos segundos, ocho cabos y cinco soldados.

De acuerdo con el reporte correspondiente al año 2015, la Sedena no registra ningún soldado desaparecido.

Secretaria-Defensa-Nacional-Sedena-delincuencia_MILIMA20140220_0247_3

La Jornada