El fomento de adecuados hábitos alimenticios en niños y adolescentes es muy importante, pues de esto depende el óptimo desarrollo y bienestar. En este regreso a clases es importante que los padres de familia vigilen la alimentación de sus hijos con la finalidad de garantizar que reciban la cantidad adecuada de nutrientes para realizar sus actividades cotidianas.

La licenciada Laura Jacqueline Barreto Cruz, encargada del área de Nutrición de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) N.° 222 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la delegación Estado de México Poniente, agregó que para que los pequeños tengan un buen desempeño durante el día es primordial que empiecen con un desayuno saludable.

Es común encontrarnos con niños cansados, apáticos, o que se duermen en las clases; esto es causa de una alimentación deficiente en nutrientes, muchas veces reflejo de un ayuno prolongado, mencionó la nutrióloga.

Destacó que en ocasiones los papás prefieren dejar dormir a sus pequeños cinco o 10 minutos más aunque eso signifique que no desayunen, lo recomendable es que duerman por un periodo de siete u ocho horas y se despierten temprano para contar con al menos 10 o 15 minutos para desayunar.

La especialista del IMSS indicó que lo más recomendable es que los niños y niñas ingieran alimento cinco veces por día: desayuno, comida y cena además de dos refrigerios o colaciones, uno a medio día y otro a media tarde para garantizar que su organismo cuente con energía para todas las actividades.

El desayuno debe contener lácteos, cereales y frutas variadas para proporcionar al organismo los nutrientes necesarios que darán energía para realizar las actividades cotidianas y mantener un estado de salud óptimo.

En lo que respecta a la colación de medio día o refrigerio, que normalmente consumen los niños durante su estancia en escuela, es recomendable que los padres de familia incluyan alimentos variados y nutritivos.

Algunas sugerencias, prácticas y de fácil preparación son: ensaladas de verdura con queso panela, fruta fresca de temporada, ensalada de atún en agua con verduras y sin mayonesa, galletas integrales, rollitos de jamón de pavo rellenos de verdura, yogurt natural con amaranto, arroz con leche, cacahuates, almendras, palomitas de maíz naturales, rodajas de pepino, etcétera; destacó Barreto Cruz.

Recomendó jugar con los colores y texturas de los alimentos, esto despertará el apetito de los pequeños, asimismo se debe evitar ofrecerles frutas que al retirarles la cáscara y ser picadas se oxidan fácilmente, pues se vuelven desagradables a su vista y puede ser difícil que las consuman.

Asimismo, la nutrióloga resaltó la importancia de planear con anticipación cual será el menú de la semana, esto facilitará su preparación por las mañanas, además de que es indispensable que los padres de familia pongan el ejemplo a su hijos, consumiendo alimentos nutritivos en el desayuno, de esa manera forjarán en ellos el hábito.

Finalmente, señaló que el área de Nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social cuenta con guías de refrigerios saludables para los niños y adolescentes en edad escolar, las cuales se distribuyen de manera gratuita a quienes así lo soliciten.

  

Advertisements