Agradecido con mi entrañable amigo Gerardo Castañeda, comienzo esta colaboración en seunonoticias.mx, medio digital, que dicho sea de paso, espero tenga éxito y encuentre cobijo en esta era de la información, en la que todos podemos ser y hacer noticias.

Originalmente, “Hakuna matata”, comenzó a publicarse en una revista impresa, llamada Certeza  dirigida por mi hermano Manolín, tuve, desde la primera vez, el deseo de hacer referencia a temas políticos o públicos desde una perspectiva coloquial o simplona, agregándole vivencias y opiniones personales. Pronto evolucionó a la Internet, al blog, que escribo por temporadas y al que acudo cuando tengo que decir algo más fuerte que el silencio.

Gratamente mis textos le gustan a algunas personas, a otras no y muchas, pero muchas más, ni siquiera los conocen, espero pues, que este nuevo medio me permita llegar a nuevos lectores y que los que ya me siguen, le den oportunidad a los otros contenidos con los que ahora comparto la publicación.

No soy periodista, ni poseo mayor instrucción literaria, lingüística o filológica, soy un mexicano de 38 años interesado en dialogar, en vivir, en disfrutar tan amplia y cómodamente como se pueda este viaje que me regalaron mis papás llamado vida, procuro todos los días ser un buen hombre, en todos los aspectos, busco incansablemente la virtud de la prudencia y he corrido con la suerte, la fortuna y las buenas manos amigas de tener buenas oportunidades de trabajo, soy esposo, papá postizo, hijo, hermano, amigo, tío, sobrino, padrino, compañero y colaborador, ya no soy muchas cosas, lo que en verdad no es importante.

Con todo eso, creo que es muy probable que tenga algo que decir, que me haya generado una o varias opiniones y que por eso, bajo mis propias reglas, escriba de vez en cuando un hakuna, que siempre requiere de inspiración, además del material preciso para hacerlo, comprendo que algunos han entendido la mayoría de mis textos, pero disfruto, cuando dialogo sobre ellos, ver como algo que para mí significa una sola cosa, puede tener entendimientos tan variados en otras cabezas.

Siempre iniciar el año representa esperanza y optimismo, el viernes mismo al salir de casa ya noté a los nuevos corredores de la cuadra, me encontré en el parque con mucha gente ejercitándose, vi en mis redes sociales la gran cantidad de contactos que tengo concluyendo o arrancando responsabilidades públicas, sobre todo en los municipios del Estado de México, además de los consejos y los buenos deseos que brotan por doquier, yo mismo he decidido no esperar hasta marzo, que es cuando regularmente me pongo a dieta, puesto que ahora, a dos pasos de los 40, comienzo antes de terminar el 2015 otro proceso para perder peso, en fin, estamos apenas abriendo los ojitos al nuevo año, pero hay cosas inaplazables que nos esperan y a las que tenemos que llegar preparados.

El sábado la noticia difusa del asesinato de una alcaldesa en Morelos me dejó perplejo, me hizo recordar los años de la década pasada en donde ser alcalde se estaba convirtiendo en un trabajo muy peligroso, si no mal recuerdo, es la primer mujer Presidenta Municipal, que muere en esas condiciones, los móviles y las causas que se mencionan son igual de alarmantes; aquí está uno de esos plazos fatales, este año, la Asamblea General de la ONU se reúne para plantearse nuevamente la estrategia del combate al tráfico de drogas y a las drogas mismas, nuestro país incluso se prepara bajo una estrategia armada en la SEGOB, para discutir el tema, principalmente de la legalización de la mariguana. Es un tema, como el del combate al terrorismo, en el que no encuentro unanimidad ni voces ampliamente convincentes, supongo que no hay una solución perfecta, ni fácil, ni rápida, no se trata tampoco de hacer lo opuesto a lo que no ha funcionado, son realmente temas de esos en los que el panorama se ve como en película de M. Night Shyamalan. Uff.

¿Se imaginan ustedes a los recién alcaldes Fernando Zamora de Toluca o a David López de Metepec, o a cualquier otro, ser convocado para jugar en la selección nacional de futbol? Digamos que tendrían que prepararse, entrenar mucho, pero sobre todo tener condiciones naturales y talento para llegar a tales instancias. Supongo que a la inversa no se requiere tanto talento natural, pues Cuauhtémoc Blanco a quien reconozco por haber dado excelentes momentos en el mundial de Francia 1998, se hizo sin más, alcalde de Cuernavaca. Hace algunos meses, 16 o 18 tal vez, lo encontramos con el cantante y ex diputado hidalguense Francisco Javier, aquel de “La libertad”, junto a otras personas con las que ya planeaban el futuro político del Cuau, lo supimos de viva voz, pues mis comensales y yo, terminamos conviviendo en amplia y amena tertulia en aquella mesa.

Supuse que sería Diputado, cuando lo vi candidato a alcalde por un partido emergente, supuse que aportaría su popularidad para brindarle al partido oportunidad de tener representación proporcional en el cabildo, cuando vi que ganó, ya no entendí nada. Hoy apelo al sentido común y a que recuerde que ganó una elección y no un concurso de popularidad, que por diferentes razones, la gente de Cuernavaca, o al menos la mayoría de los ciudadanos que votaron ese día, confiaron en él, aquí no lo salvará la “cuautemiña” ni tirarse al césped aduciendo una enorme falta, le corresponde portarse como en sus buenos tiempos de jugador: ponerse la camiseta, echarse el equipo al hombro y llenarnos de orgullo; así sea.

Y LAS MOJARRAS:

Como parte de mi formación en la cultura popular mexicana, y además porque le gustaba y era su carro, mi papá nos ponía casetes de Chava Flores en los trayectos de los viajes con él, los disfruté tanto que me aprendí muchas canciones y sus referencias me siguen siendo de utilidad para casi todo. En uno de esos audios, se escuchaba la queja del pobre arrendador de una vivienda de renta congelada que a pesar de no haber pagado se quejaba amargamente con el casero sobre las condiciones de la morada, las grietas, la fauna, el ruido, acto seguido el casero molesto voltea a ver unas enormes mojarras, frescas, costosas, colgadas en la pared, listas para ser preparadas por el pobre quejoso, para lo que pregunta el arrendador: “¿y las mojarras?”… “De la humedad luego hablamos” contesto pícaramente el escurridizo deudor. Por eso, inauguro “y las mojarras”, ¡para preguntar, lo que hay que preguntar ya!

¿Estará en los planes del ayuntamiento de Metepec poner banquetas a la avenida Adolfo López Mateos que en tramo de la asunción al castaño cambia de nombre a 2 de abril?

Supongo que sí y espero que pronto, es una bomba de tiempo, a esa zona le falta atención y mucha, si no, que vean como les fue en las elecciones pasadas.

Facebook Gustavo Vazquez LopezCaptura de pantalla 2015-12-11 08.07.54

Twitter @gustavovzquez12

Advertisements