El gobernador de Michigan declaró el martes el estado de emergencia en Flint por problemas de plomo en el agua potable de la ciudad, al tiempo que autoridades federales confirmaron que investigan el asunto.

 

La medida del gobernador Rick Snyder pone a disposición recursos del estado en coordinación con operativos locales de respuesta y recuperación.

 

El mismo día, fiscales federales indicaron que trabajan con la Agencia de Protección Ambiental en torno a una pesquisa sobre los problemas de plomo en el agua de Flint.