2016 será un año de efervescencia política con más de 10,000 candidatos a diferentes puestos de elección popular; Usted puede ser uno de ellos o probablemente algún amigo o familiar lo sea. La política necesita personajes preparados, no personas que improvisen. Aquellos que obtienen el triunfo son quienes se preparan con antelación y no “al cuarto para la hora” porque se les ocurrió que siempre sí querían ser candidatos.

El primer paso antes de asumir una responsabilidad de este tipo, es reconocer plenamente que requerirá el 100% de nuestro tiempo, la política es una novia celosa y no permite que la engañemos con otras actividades. Así que organice su agenda, reduzca compromisos, quite horas al sueño, levántese más temprano, hable con su familia para que comprendan que a partir de ahora los horarios cambian y que por un tiempo lo van a ver menos, si el posible candidato no tiene el apoyo de la familia en cuanto a tiempos se refiere, lo más probable es que sea un candidato que ni termine de estar en campaña ni termine de estar con la familia.

El segundo paso es presupuestar costos y siempre manejar cifras con excedentes. La política es una actividad que requiere inversión, me refiero de su propia bolsa y que sea de origen lícito (no ande pensando en que lo apadrine un Narco porque le va a salir más caro el caldo que las albóndigas) ahorre con anticipación de uno o dos años por lo menos, no tenga miedo a financiar su propia campaña, si Usted no cree en que puede ganar ¿cómo espera que los votantes lo hagan? Pero no sólo genere capital, adminístrelo con estrategia y dé tiros de precisión en los puntos vitales de una campaña.

Destine algunos autos o camionetas para uso rudo, evite autos de lujo (sentido común) o camionetas cuyos gastos de operación sean un dolor de cabeza en la campaña, durante los días para pedir el voto no habrá dinero que alcance y lo sensato es reducir costos de movilidad y eficientar los combustibles para poder mover más autos.

Contrate a profesionales, aquellos tiempos de invitar al primo para que sea coordinador y al vecino que no “más o menos le sabe al diseño gráfico” sólo por ahorrarse unos pocos pesos, le puede costar el triunfo de la elección. Cuando Usted está enfermo visita a un profesional de la Salud, lo mismo debe hacer cuando Usted quiera ganar una elección, contrate a profesionales de la política.

Escuche el FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) que sus asesores y familiares hagan de Usted, ponga especial atención en las últimas dos, porque si las dos primeras le dan el gane, las segundas lo destrozan en un segundo. No se engañe a sí mismo, sea autocrítico y trabaje sobre sus debilidades y amenazas antes de que el contrincante tenga tiempo de atacarlo.

Ponga en orden su vida personal, si Usted vive con cabos sueltos, lo más probable es que los orquestadores de campañas negras tiren de ellos y quizá salgan lastimados personas que Usted estima, recuerde que no hay campaña que valga destruir una familia.

Establezca una agenda fija antes de que inicie la campaña y sólo permita nuevas citas que sean impostergables, el tiempo es oro y los equipos de campaña suelen ser víctimas de la “juntitis agenditis” donde pasan horas para obtener una agenda semanal que lo más probable es que se venga abajo bajo presión. Las campañas se ganan con estrategia y disciplina, quien quiera ponerse a “inventar el hilo negro” está llevando la elección a la ruina.

Sea puntual, no abuse de que Usted es el candidato y falte al respeto de la gente llegando tarde a sus eventos, el voto como la confianza no se piden, se ganan.

Como última recomendación, viva plenamente su campaña, entréguese a ella en cuerpo y alma, haga las cosas con pasión o mejor no haga nada, sea honesto, no mienta, no prometa cosas imposibles de cumplir y si promete, cumpla. La ciudadanía perdona la falta de pericia pero no la falta de honestidad y honradez (que no es lo mismo).

Si gana, sea ético y congruente, recuerde que el cargo dura tres años y la vergüenza dura toda la vida y si pierde, no desespere, la vida pública es una carrera no de fuerza, sino de resistencia.

Mucho éxito y feliz año.

Maricela Gastelú.Maricela Gastelú

Twitter 

Facebook /maricelagastelu

Advertisements

¿Qué te parece?