Los festejos por la llegada del Año Nuevo nos dejan en promedio un aumento en el consumo de calorías que puede llegar hasta las mil 400, así lo informó la especialista en Nutrición, Elisa Esmeralda González.

En entrevista con Notimex, la experta explicó que en promedio, la población adulta debe consumir entre mil 800 a dos mil calorías, “entonces en la cena de fin de año estamos consumiendo en un solo tiempo de comida más del doble de lo que necesitamos en todo nuestro día”.

Esto, señaló, “nos habla del problema y el por qué del incremento de varios kilogramos en este periodo de fiestas decembrinas, que es de dos a tres semanas aproximadamente”.

La nutrióloga, adscrita al Departamento de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud de Jalisco indicó que la actividad social de estas fechas lleva a las personas a consumir alimentos de más, lo que muchas veces genera aumentos de peso “de dos hasta seis kilogramos en este periodo, que abarca desde el 12 de diciembre hasta el 6 de enero”.

González recordó que este aumento en la ingesta calórica representa un problema en nuestro país, ya que actualmente encabezamos las listas de las naciones con más problemas por obesidad.

Afirmó que una gran cantidad de estas calorías que se consumen en las cenas de las posadas, de Navidad y de Año Nuevo “vienen por parte de las bebidas: de los refrescos, de los ponches, de las bebidas alcohólicas y de las aguas frescas azucaradas, entre otros”.

La experta en Nutrición recomendó tener mucho cuidado con la cantidad de lo que se está bebiendo.

Asimismo, aconsejó escoger alimentos de calidad, procurar que sean alimentos preparados en casa, frescos y recién cocinados, evitar los alimentos precocidos, empacados o sólo para calentar, “porque incrementan la calidad de conservadores, de sodio y muchas veces también de calorías”.

También comentó que se debe tener mucho cuidado con los postres, “ver qué alimentos acercamos a nuestras mesas y las porciones que ingerimos”.

Aclaró que no hay que satanizar a los alimentos, “sino medirnos en la cantidad que comemos y en la frecuencia con lo que lo hacemos”.

Finalmente, la nutrióloga resaltó que una de las recomendaciones básicas es la actividad física, “no porque estemos de vacaciones de nuestras actividades laborales o escolares, nos tenemos que olvidar de salir a caminar”.

Advertisements