MÉXICO, DF (apro).- En una entrevista televisiva, el alcalde Yvan Mayeur subrayó que resultaría imposible controlar a toda la gente que asista al evento, que “iba a reunir a muchas personas en el centro de Bruselas”.

Ayer, las autoridades belgas detuvieron a dos personas en la capital, las cuales presuntamente preparaban ataques en “varios lugares emblemáticos” durante las fiestas de fin de año, aunque en sus domicilios no hallaron armas ni explosivos.

Desde los ataques terroristas del 13 de noviembre en París, en los que 130 personas perdieron la vida, las autoridades belgas detuvieron e inculparon a nueve sujetos presuntamente vinculados con la masacre.

Varios de los atacantes de aquella “noche negra” eran originarios de la región de Bruselas, donde probablemente se organizó el múltiple atentado.

En París sí se realizarán los festejos por el año nuevo, pero bajo la vigilancia de 11 mil agentes de seguridad, quienes filtrarán el acceso a los lugares más recurridos de la capital gala, entre ellos los Campos Elíseos.

La emblemática Plaza Roja de Moscú permanecerá cerrada al público este jueves 31, ya que en diversos videos de propaganda militantes del Estado Islámico (EI) señalaron sus intenciones de golpear a Rusia en respuesta a la campaña de bombardeo que inició el gobierno ruso en Siria el pasado 30 de septiembre.

crop_belgiumarrests