A un niño de siete años de edad, que al parecer jugaba con sus canicas en el centro comercial Shyam Plaza en la India, se le quedó prensada la mano en una escalera eléctrica.

El pequeño estuvo con su antebrazo “prensado” un tiempo hasta que servicios de emergencia llegaron al lugar para liberarlo con ayuda de una cortadora en medio de los gritos de terror del infante.

Por fortuna no sufrió heridas graves, tan sólo un corte en la muñeca, por lo que fue trasladado a un hospital para su atención médica.

Con información de La Silla Rota.

Advertisements