El presidente Enrique Peña Nieto dio posesión a Rafael Tovar y de Teresa como Secretario de Cultura y le encomendó iniciar de inmediato los trabajos que conduzcan a cumplir con la misión de la dependencia: brindar un efectivo respaldo público a los creadores, difundir el arte y la cultura, resguardar nuestro patrimonio histórico, salvaguardar nuestra pluralidad cultural, así como acercar las actividades artísticas a niños y jóvenes.

En la ceremonia, realizada en el despacho presidencial de Palacio Nacional, Peña Nieto tomó a Tovar y de Teresa la protesta de ley que establece el artículo 128 constitucional, informó la Presidencia de la República en un comunicado.

Rafael Tovar y de Teresa externó su compromiso de trabajar para articular los esfuerzos institucionales que permitan hacer efectivo el acceso a la cultura, derecho consagrado en el artículo 4º de la Constitución.

Al final del acto, el ahora Secretario de Cultura escribió en su cuenta de Twitter: “agradezco al presidente@EPN la designación con que me honra como Secretario de Cultura”.

La nueva dependencia, a decir del jefe del Ejecutivo, no implicará un mayor gasto ni el incremento de la burocracia.

En la ceremonia estuvieron presentes los Secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer; y el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán Ortiz.

La semana pasada después de ser aprobado por el Congreso, el presidente Peña Nieto promulgó el decreto por el que se crea la Secretaría de Cultura mediante la transformación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

El dictamen determina que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto de Bellas Artes y Literatura (INBA) dependerán de la nueva entidad.

La Secretaría se encargará de delinear y promover los criterios educativos en la producción cinematográfica, de radio y televisión y en la industria editorial; y dirigir y coordinar la administración de las estaciones radiodifusoras y televisoras pertenecientes al Ejecutivo federal.

Así como conservar, proteger y mantener los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos que conforman el patrimonio cultural de la nación; y conducir la elaboración del Programa Nacional de Cultura.

La Secretaría de Cultura mantendrá los bienes y recursos materiales, financieros y humanos de Conaculta, además de los expedientes, archivos, acervos y demás documentos que están bajo su resguardo.

Fuente original Milenio

Advertisements

¿Qué te parece?