México, DF. El cardenal Norberto Rivera Carrera señaló que la estancia del papa Francisco en la cuidad de México no demandará tantos recursos como en visitas que hizo Juan Pablo II a la capital.

En el desayuno de Navidad con medios de comunicación, el arzobispo primado de México señaló que “los gastos en la ciudad no van a ser grandes” porque los mayores desembolsos se harán en materia de seguridad del pontífice, los cuales están a cargo del gobierno federal y añadió que en esta ocasión al arribo del máximo jefe de la Iglesia católica en el mundo no habrá un acto con discursos, por lo tanto va a haber un ahorro.

“El gasto fuerte de antes era la llegada del Papa, había discurso con invitados pero en esta ocasión no va a haber nada de eso, solo habrá unas cuantas personas de la Iglesia que lo recibirán de manera sencilla, no necesitamos equipo de sonido porque no hará discurso, eso será al día siguiente en Palacio Nacional y ese gasto le corresponderá al gobierno federal”.

En cuanto a la colecta que realizó la Arquidiócesis el pasado 13 de diciembre señaló que aún no tiene el reporte de cuánto dinero se recaudó, pero indicó que próximamente el ecónomo de la demarcación religiosa le dará el informe y recordó que en esta colecta sólo se pidió el 50 por ciento del dinero recibido para sufragar parte de la visita del papa a la ciudad.

Respecto a las vallas, señaló que se colocarán en el Zócalo en la plaza de las Américas, frente a la Basílica y recordó que en ocasiones anteriores estas tuvieron una longitud de más de veinte kilómetros.

Reiteró que cuando el Papa salga del acto en Palacio Nacional, que se realizará con el presidente Enrique Peña Nieto, recibirá las llaves de la ciudad por parte del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera. Esto ocurrirá afuera de la Catedral Metropolitana previo a la reunión privada que el papa Francisco tendrá con los obispos del país en dicho recinto.

En lo que se refiere a los boletos, que serán asignados a la Arquidiócesis de México, Rivera Carrera precisó que sólo se repartirán entradas para la misa que el Papa celebrará en la Basílica de Guadalupe y remarcó que será una distribución equitativa de los boletos en las parroquias de la ciudad de México.

Precisó también que repartirán entradas a integrantes de otras religiones y a personas que no tengan acceso a estos mediante las parroquias o las vicarías.

Según cálculos de la Arquidiócesis, se entregarán ocho mil boletos para el interior de la Basílica y treinta mil para el atrio.

NORBERTO-RIVERA-CARRERA