La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos dio luz verde a las primeras pruebas del Terrafugia TF-X, un auto volador que denominan el futuro de la transportación.
Se trata de un vehículo híbrido de cuatro plazas que es capaz de despegar y aterrizar en vertical.
Este modelo e incluye dos motores eléctricos híbridos de 600 caballos de vapor y otro de combustible, de 300 caballos de vapor.
Sus creadores son ingenieros aeroespaciales del Instituto Tecnológico de Massachusetts que trabajan para la empresa Terrafugia.
El prototipo, no será un TF-X real el que surca los aires, sino una maqueta que podrá alcanzar una altura de 212 metros cuadrados y una velocidad de 160 km/h. 

  

Advertisements

¿Qué te parece?