Elementos de la Policía Federal (PF) decomisaron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) cinco maletas que contenían alrededor de 300 kilos de cocaína.

El alcaloide se hallaba en el “área de resguardo”, donde fue ubicado por binomios caninos de la corporación federal.

El comisionado nacional de seguridad, Renato Sales, dijo que no se trata de un hecho aislado, sino de una estructura criminal que se está investigando.

“No es una acción aislada, se trata de una estructura bajo investigación, vinculada con una aerolínea”, dijo en breve entrevista, realizada en la Secretaría de Gobernación.

En esta indagatoria se tiene que precisar la empresa transportadora de la cocaína. Hasta anoche se investigaba, como posibilidad, una aerolínea con sede en un país sudamericano.

La persona que se encontraba a cargo de las maletas fue puesta a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR). También se incautó un vehículo.

En meses anteriores, la PGR y la PF dijeron que investigaban una red de tráfico de cocaína en la terminal aérea capitalina, y la triangulación de drogas procedentes de Centro y Sudamérica.

Las autoridades mexicanas establecieron comunicación con sus pares en Perú, Argentina, Colombia y Brasil, entre otros países, para indagar el origen de la red y la eventual complicidad de trabajadores de empresas o corporaciones en el aeropuerto, pues a algunos pasajeros les han “sembrado” droga en equipajes.

De acuerdo con funcionarios federales, cada kilo de cocaína base cuesta entre 16 mil y 18 mil dólares, dependiendo del grado de pureza.

El decomiso se realizó en la terminal uno del AICM por elementos de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal cuando desarrollaban labores de inspección y vigilancia y se percataron de que un vehículo pick up llevaba maletas envueltas en plástico en su caja de carga, fuera de la zona donde se descarga el equipaje.

Advertisements