El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, aseveró que hasta el momento se han recolectado “menos de 5 mil televisores” analógicos, mientras en el territorio nacional hay alrededor de 40 millones de equipos en las casas, aunque “no todos se desecharán”. En el valle de México se estima que hay unos 2.5 millones de aparatos.

Luego de que ayer se dio el apagón analógico en el valle de México, el funcionario explicó que hay 557 centros de acopio instalados en 12 estados –ninguno en el Distrito Federal–, en los cuales la gente puede depositar sus equipos viejos.

De mayo de 2014 a la fecha las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y la de Comunicaciones y Transportes (SCT) han entregado alrededor de 9 millones de equipos digitales a beneficiarios de programas sociales. A fin de este mes se espera que se hayan repartido 9.7 millones de aparatos, en una de cada tres viviendas, y así concluirá el programa de sustitución de televisores, ha señalado José Antonio Meade, titular de Sedesol.

Un gran problema de la reforma de telecomunicaciones, en el tema del apagón analógico, fue que no obliga a los beneficiarios de los televisores digitales a entregar los equipos viejos. “Es voluntario para los habitantes regresar esos aparatos”, sostuvo Pacchiano Alamán, en entrevista al término de la inauguración de la reunión nacional de delegados de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Dijo que los centros de acopio son para que “quienes se quieran deshacer de sus televisores tengan dónde depositarlos”.

Trabajo de reciclaje

La empresa Reind Química, que ganó la licitación de la SCT, será la encargada de hacer el acopio de los aparatos, el reciclaje y de enviar los componentes que no pueden reutilizarse a un confinamiento para su disposición final.

El gobierno federal hasta ahora estima recolectar unos 70 mil televisores, de los que la empresa se hará cargo, y en caso de que la gente lleve más equipos a los centros de acopio se hará otra licitación para disponer adecuadamente de esos aparatos, explicó el funcionario. “Todo depende de la cantidad de aparatos que se recolecten”, precisó.

Los centros de acopio de los televisores analógicos están ubicados en Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Sonora y Tlaxcala, según la página de Internet de la Semarnat. Del total, 500 los ha instalado la dependencia y el resto la empresa recicladora.

En mayo de 2014 el gobierno comenzó el reparto de los televisores y fue un año después, en junio pasado, cuando la SCT y la Semarnat presentaron el Programa nacional para la gestión integral de los aparatos desechados por la transición a lo digital.

Se le preguntó a Pacchiano Alamán por qué se presentó este programa de manera tardía. Su respuesta fue que “desde que empezó el apagón analógico hicimos el programa en tiempo y forma (…) Hemos hecho lo que es posible por la Semarnat. Insistimos a la gente para que lleve sus televisores en caso de que quiera regresarlos”.

Explicó que hay menos de cinco mil aparatos en los centros de acopio, aunque la licitación para la disposición y reciclaje “salió apenas hace dos semanas”.

Abundó que se ha pedido la cooperación a gobiernos estatales y locales, pero precisó que “las televisiones pueden seguir funcionando con decodificadores y devedés”.

Los aparatos análogos contienen metales pesados como plomo, mercurio y otros químicos tóxicos, que pueden dañar la salud, señalaron Greenpeace y un grupo de ciudadanos que pidió investigar al gobierno por violación a las normas ambientales ante la Comisión de Cooperación Ambiental de América del Norte.

| Vanguardia